Google+
El Malpensante

Artículo

Algunas noches blancas

Durante extensas jornadas de lactancia, esta madre primeriza ha encontrado las vías que discurren por el arte mexicano del siglo pasado, y que estrechan el vínculo –doloroso y placentero– con otras madres y la criatura que ahora amamanta.

Luz Jiménez amamantando a su bebé Conchita, Tina Modotti (1926)

Son las tres de la mañana. Estoy sentada en la cama, recargada en la cabecera con dos cojines en la espalda y una almohada de lactancia sobre las piernas. A mi lado A. duerme bocarriba. En mi antebrazo derecho, Silvestre apoya su cabeza mientras come o toma leche –nunca sé qué verbo debo usar para la lactancia, porque en esta etapa la bebida y la comida son la misma cosa–. Come dormido y hace ruidos, especies de suspiros cortos. Como no tengo más hijos ni he convivido con muchos bebés, pensaba que todos hacían así, pero mi amiga L., que tuvo un bebé dos semanas antes que yo, dice que Juan nunca hace esos ruidos. Tengo menos adoloridos los pezones que al principio. Ahora solo me duele un poco cuando el bebé se engancha. Cada una de las cuatro o cinco tomas nocturnas dura unos cuarenta minutos, así que busco con qué entretenerme mientras tanto, para no quedarme dormida en esa postura (ya me ha pasado) y despertar dos horas después con el cuello torcido. Con la mano de ese mismo brazo sostengo mi celular, y luego de varios minutos de tontear encuentro una imagen, el dibujo que hizo una amiga ilustradora: una mujer desnuda de cuyos senos salen dos chorros de leche, directo al hocico de un par de xoloitzcuintles. La imagen me recuerda una escultura en el parque México, la fuente a la que siempre me referí como “la chichona”. Es la estatua de una mujer de pie, desnuda, de trenzas, que sostiene un cántaro debajo de cada brazo; de los cántaros cae el agua, como en la imagen de mi amiga. Encuentro que el escultor fue un hombre de apellido Urbina, de los años treinta. La modelo se llamaba Luz Jiménez y resulta un personaje fascinante: una indígena náhuatl que posó para incontables pintores y fotógrafos a mediados del siglo xx. Hay retratos suyos de Orozco, Rivera y Leal, y fotografías de Edward Weston y Tina Modotti. La búsqueda me lleva a una pantalla cuadriculada de Google Images, y ahí me atrapa una fotografía de Tina Modotti. Se llama Luz Jiménez amamantando a su bebé.

La fotografía enmarca el torso de una mujer, desde el cuello hasta la cadera, mientras una niña de aproximadamente un año toma leche del seno grande, expuesto debajo del rebozo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jazmina Barrera

Ensayista, ha colaborado con La Tempestad y Letras libres entre otros medios. Fue galardonada con el premio Latin American Voices de ensayo en 2013 por su libro Cuerpo extraño. Es autora de Cuaderno de faros (Tierra Adentro 2017) y parte del equipo de Ediciones Antílope.

Julio 2018
Edición No.198

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores