Google+ El Malpensante

Fotografía

Retratar

Traducción de Vanessa Villegas Solórzano
¿Arte u oficio? ¿Qué hace especial a la fotografía? Un reconocido fotógrafo estadounidense arroja luz sobre el tema.

Henrry Kissinger fotografiado por Ricgard Avedon en Washington D.C., 1976. © The State of Richard Avedon

Alguna vez fui a Washington por lo que suelen llamar una “oportunidad fotográfica” con Henry Kissinger. Cuando lo llevaba hacia la cámara, dijo algo inquietante: “Sea amable conmigo”. Desearía haber tenido tiempo para preguntarle con exactitud lo que quiso decir, aunque probablemente estaba claro. En ese momento, Kissinger lo sabía todo sobre manipulaciones, así que ver su preocupación por la manera en que yo podría manipularlo me dio bastante qué pensar. ¿A qué se refería? ¿Qué significa realmente “ser amable” en una fotografía? ¿Buscaba Kissinger verse más sabio, más cálido, más sincero de lo que sospechaba ser? ¿Acaso los retratos fotográficos implican una responsabilidad diferente con el retratado que aquellos en pintura o en prosa? ¿Será quizás trivializar y degradar a alguien el hecho de hacerlo lucir sabio, noble (fácil de lograr), o inclusive convencionalmente bello, cuando la propia persona es mucho más complicada, contradictoria y, por ende, fascinante? ¿Esperaba Kissinger que la foto revelara una apariencia perfecta? ¿O es posible que deseara –como lo hubiera deseado yo también si fuese retratado– que “ser amable” tuviera que ver con permitir que cosas más complejas sobre mí fueran expuestas: mi rabia, ineptitud, fortaleza, vanidad, mi aislamiento? Si todos los anteriores son aspectos del carácter, ¿no sería un acto descortés de mi parte en tanto artista considerar a Kissinger como una simple efigie? ¿Tiene que ver una apariencia perfecta con la integridad artística de un retrato?

Un retrato fotográfico es la imagen de alguien que sabe que está ante una cámara, y lo que haga con ese conocimiento es parte de la fotografía, tanto como lo que lleva puesto y su apariencia personal. El retratado está implicado en lo que sucede y tiene un cierto poder de incidencia en el resultado final. La manera en que una persona se presenta ante la cámara cuando va a ser fotografiada y la respuesta del fotógrafo a esa presencia es lo que constituye un buen retrato. El filósofo Roland Barthes dijo alguna vez una cosa muy sabia: “La fotografía es prisionera de dos coartadas incompatibles. Por un lado, presa de las ‘ennoblecidas imágenes de arte’. Por otro, cautiva del ‘reportaje’ que deriva su prestigio directamente del objeto. Ninguno de los dos extremos es del todo certero”. “La fotografía es un texto, una compleja meditación sobre el significado”, dice.
Lo que Barthes reconoce es que necesitamos un nuevo vocabulario para referirnos a la fotografía. No es “arte” versus “realidad”, ni “artificio” contra “candor”, ni mucho menos “subjetividad” versus “objetividad”: la fotografía marcha en medio de estas clasificaciones; de ahí que sea tan difícil responder a preguntas como “¿es la fotografía realmente arte?” y “¿Es exacto este retrato de tu amigo?”. Como lo he mencionado en otras ocasiones, “todas las fotos son exactas. Ninguna es la verdad”.
No creo que las fotografías deban justificar su existencia presentándose como obras de arte o retratos fotográficos. Son los recuerdos de un hombre; facetas contradictorias de un instante de su vida como sujeto –y de la nuestra como espectadores–. Son, bien lo dijo Barthes, textos que están ahí para ser leídos, interpretados y discutidos, no clasificados ni juzgados.
¿Quién es, entonces, Henry Kissinger? ¿Qué o quién está en dicha fotografía? ¿Es apenas la oscura representación de un hombre? ¿O está más cerca de ser un doppelgänger, una copia con vida propia, un gemelo inexacto que en la posteridad ocupará y usurpará la vida del original?
Al ver mis fotos en un museo y observar cómo la gente las mira, me vuelvo hacia las imágenes y me doy cuenta de lo vivas que están, y de lo poco que tienen que ver conmigo. Tienen vida propia. Es como cuando los actores de Pirandello o de La rosa púrpura del Cairo, de Woody Allen, dejan el escenario y se unen a los espectadores. Ahí se enfrentan al público.
La fotografía es completamente distinta a cualquier otra forma de arte. En realidad no recuerdo el día que estuve detrás de la cámara con Henry Kissinger del otro lado. Estoy seguro de que él tampoco lo recuerda. Pero aquí está su fotografía para probar que, incluso con toda la amabilidad de mi parte, hubiera sido imposible que la foto dijera lo que él –e incluso yo– quisimos decir. Es un recordatorio de lo maravillosa y tenebrosa que es una fotografía.

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Richard Avedon

Fue uno de los más notables fotógrafos del siglo XX.

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores