Google+ El Malpensante

Breviario

Vibraciones

La vida concede un número limitado de latidos. Un ensayo sobre el ritmo al que animales y humanos desgastamos nuestros corazones.

Ilustración de Daniel Liévano

Consideremos al colibrí por un momento. El corazón de un colibrí late diez veces por segundo. El corazón de un colibrí es del tamaño de un borrador de lápiz. El corazón de un colibrí es gran parte del colibrí. “Joyas voladoras”, así los llamaron los primeros exploradores blancos de América, quienes nunca habían visto tales criaturas porque los colibríes solo vinieron al mundo en América y en ningún otro lugar del universo; más de trescientas especies que vibran, zumban y polinizan trepidantes zonas horarias alejadas nueve husos de las nuestras, con corazones que palpitan más rápido de lo que podríamos oír aun si presionáramos nuestras orejas de elefante en sus pechos infinitesimales.

Cada uno de ellos visita mil flores al día. Pueden lanzarse en picada a 97 kilómetros por hora. Pueden volar hacia atrás. Pueden recorrer más de 805 kilómetros sin detenerse a descansar. Pero cuando descansan se acercan a la muerte: en las noches heladas, o cuando están muriendo de hambre, se sumergen en el letargo; al dormir, su tasa metabólica disminuye a una quinceava parte de su ritmo normal, sus corazones apenas laten, se amodorran casi hasta detenerse, y si no entran pronto en calor o si no encuentran algo dulce, esos corazones se enfriarán hasta que el colibrí deje de ser. Pensemos por un instante en los colibríes que hoy, este mismísimo día, no abrieron sus ojos en América: los barbuditos cascocrestados, los cola de raqueta, los de silfos celestes, los capirotados, los topacios colicanelos, los picopunzón, los cometa roja, el tucusito amatista, el pico espina arcoíris, el esmeralda ventridorado, el siete colores, el mango picolezna, el inca buchidorado o el cola de espátula, cada uno lo más maravilloso que jamás se haya visto, cada arrollador corazón salvaje del tamaño de la uña de un niño; cada desmedido corazón silente convertido en una brillante música callada.

Como todas las aves voladoras, pero incluso más, los colibríes tienen feroces metabolismos. Para lidiar con ello, tienen autos de carrera por corazones, que consumen oxígeno a un ritmo pasmoso. Sus corazones est&aa...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Brian Doyle

Entre sus libros se destacan Martin Marten, ganador de la Medalla John Borroughs, y The Adventures of John Carson in Several Quarters of the World, un homenaje a su autor preferido: R. L. Stevenson.

Septiembre 2018
Edición No.200

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores