Google+
El Malpensante

Crónica

La mujer del comandante

Detrás de todo gran hombre hay una gran mujer: la renaciente dictadura nicaragüense es el reverso nefasto de esta frase de cajón. Perfil de Rosario Murillo, una lady Macbeth centroamericana.

Rosario Murillo y Daniel Ortega reciben al presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el aeropuerto de Managua (2014).

 

ARGELIA, 1980

Visita oficial del presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega. Lo acompañan funcionarios del gobierno, asesores presidenciales, periodistas del diario oficialista Barricada y un personaje incómodo para el protocolo oficial: una mujer delgada, con una cabellera negra y ondulada que le cae sobre los hombros, labios finos, boca ancha, cejas en extremo depiladas y pestañas largas. Camina unos pasos atrás del Comandante, el hombre de verde olivo que dirige la Revolución sandinista. Ella, Rosario Murillo, nunca va a su lado. Tampoco le habla directamente en público, aunque en la lista de protocolo figure como su asistente personal. Se somete dócil a la rigidez del protocolo hasta que llega el momento de acomodar a la comitiva. Los funcionarios argelinos disponen las habitaciones y ordenan a los botones trasladar los equipajes. Ella pide que sus maletas vayan a la suite del Comandante. Los funcionarios argelinos se resisten de forma educada, intentan explicarle a madame que no pueden dejar su equipaje en esa habitación. Ella insiste. Se altera. Exige que le obedezcan. Al final, le espeta a uno de los encargados del protocolo argelino: “Je suis la femme du Commandant!”.

Una de las personas que estuvo en aquella comitiva recuerda esta escena. Asegura que en ese entonces Rosario Murillo siempre generaba problemas de protocolo durante los viajes oficiales, pues no figuraba como lo haría una primera dama en toda regla. Más allá de eso, le temía al Comandante, un hombre que debía mostrarse duro, pues era el militar a cargo del gobierno y la defensa de un país atacado por los Estados Unidos, que viajaba por el mundo para pedir respaldo internacional a la Revolución sandinista. Pero la verdad es que ella era su mujer.

Murillo conoció a Ortega a inicios de la década de 1970; fue a visitarlo a la cárcel y quedó prendada de aquel hombre marcado por el encierro, que duraría siete años, entre 1967 y 1974. Cuentan viejas amistades que desde que lo vio la mujer decidió que se convertiría en alguien imprescindible para él. Hicieron una especie de pacto: cuando Ortega quedara libre se reencontrarían y estarí...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Carlos Salinas Maldonado

Periodista. Editor del diario Confidencial y colaborador de El País. En 2008 fue nominado al Premio Nuevo Periodismo Cemex-FNPI, que otorgaba la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano.

Octubre 2018
Edición No.201

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

Fauna doméstica


Por Santiago Escobar-Jaramillo


Publicado en la edición

No. 218



Con la intención de reportarles la situación hogareña a sus hermanos, este documentalista inició un safari por los recovecos de la casa donde él y sus padres est&aac [...]

Mi yo montuno


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre va al barbero para que le muestre su yo exterior.   [...]

Al diablo con Cali


Por Kurt Hollander


Publicado en la edición

No. 213



La capital del Valle, presidida por un Cristo Rey, es regida de día y de noche por el mismísimo Belcebú, que campea a sus anchas por los burdeles y el estadio de fútbol. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores