Google+
El Malpensante

Perfil

Sándor Márai

Periplo de un antiperfil

Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado y celebrado en partes iguales por sus compatriotas. En este extraño relato tras bambalinas la suma de fracasos termina en un confuso éxito.


Ilustraciones de Juan Gaviria.

 

1.

La idea de viajar a Budapest me la dio János Sarkadi, responsable de la biblioteca del Centro de Estudios Interuniversitarios Húngaros de París III. Durante las tardes de trabajo silencioso en las que solo él y yo ocupábamos el recinto, entre préstamos y consultas bibliográficas, empecé a deslizarle cautelosamente preguntas sobre Sándor Márai. Al cabo de un tiempo, terminé confesándole que trabajaba en un perfil lúdico –encargado por una prestigiosa, aunque un tanto veleidosa, gaceta de creación literaria– cuya realización ya había empezado a contar entre mis fracasos.

–¿En Suramérica?, ¿Sándor Márai? –me preguntaba Sarkadi sorprendido, pero al mismo tiempo reprimiendo un cierto deseo de aplaudir semejante extravagancia.

Una tarde, tal vez para ayudarme a superar mi frustración de biógrafo derrotado, me dijo:

–Verá, no es fácil escribir un perfil breve, ingenioso y divertido sobre alguien tan perfectamente aburrido como Sándor Márai.

Insistía en que sus novelas carecían de acción y que su tejido narrativo se reducía a extensos monólogos taciturnos llenos de reflexiones pesimistas sobre la vida y el alma europea. Ante la autoridad que le confería haberlo leído en su propia lengua, yo guardaba silencio y recibía sus frases con la resignación del condenado.

–No comprendo por qué se obsesiona con un novelista tan mediocre –dijo satisfecho con su insulto.

Sarkadi había obtenido de la burocracia franco-húngara una beca que le permitiría concluir la redacción de una investigación audaz y original sobre el aporte de la clase campesina a la lírica húngara durante el período de las revoluciones liberales del XIX. A cambio, tenía que encargarse de los préstamos, catalogar las adquisiciones, organizar coloquios minoritarios y dar clases de lengua. Cuando nos conocimos, llevaba en su despacho ya dos años de sereno enclaustramiento, el cual era ocasionalmente perturbado por solicitudes bibliográficas de estudiantes que parecían tan solitarios y extraviados como él. Prueba de la exposición prolongada a la luz halógena, unas manchas ve...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mauricio Polanco Izquierdo

Es licenciado en lenguas extranjeras de la Universidad del Valle, y tiene una maestría en literatura comparada de la Sorbona. Venía intentando que publicáramos este perfil desde 2013.

Noviembre 2018
Edición No.202

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores