Google+
El Malpensante

Iceberg

Carta al embajador de Francia

.

Riohacha (Süchiimma)

La Guajira, 16 de enero de 2019

 

Doctor

Gautier Mignot

Embajador de Francia en Colombia

Bogotá D. C.

 

Cordial saludo.

Nos envían de la Embajada de Francia en Colombia la notificación de respuesta a la solicitud de visa de una jovencita guajira, que aspira a estudiar francés y sociología en el país de Victor Hugo; que, inspirada en los postulados del espíritu francés de la fraternidad (de la admirada tríada “libertad, igualdad, fraternidad”), ha depositado la esperanza de cristalizar allí sus estudios profesionales.

La notificación es negativa a la solicitud: señalan el punto de los documentos incompletos o poco confiables. Dado que revisamos todos los documentos exigidos y confirmamos el envío de cada papel requerido, solo nos queda la justificación de los “documentos pocos confiables”.

He aquí que nos preguntamos... ¿qué quieren decir con “documentos poco confiables”?

Comprendemos el derecho a la discrecionalidad que tienen las instituciones de cancillería en el mundo, pero de igual manera podemos discrepar de los conceptos argüidos. Es por ello que manifestamos nuestra inconformidad con la expresión “poco confiables”. Esto alude a la “confianza”, que indica la disposición de seguridad de una persona respecto a otra en lo referente a decir la verdad y a asumir una responsabilidad específica. “Confiable” es una cualidad que se adquiere a través de una trayectoria coherente de comportamientos verificables alrededor de principios éticos y valores democráticos.

De acuerdo con ello, ¿qué pruebas tienen los funcionarios administrativos de la Embajada de Francia en Colombia para hacer un juicio de valores en torno a la confiabilidad de los documentos exigidos, debidamente presentados, para la solicitud de visa de la señorita Siruma López? Son documentos que verifican un cumplimiento con la norma en relación con lo laboral, el pago de los impuestos y el comportamiento ciudadano subordinado a la ley francesa. Luego, ¿por qué son calificados como pocos confiables? ¡Por favor!

¿Poco confiable, embajador? ¿A qué se refieren con esto? ¿Qué significa esta negación en términos de confiabilidad? Se trata de una jovencita de 18 años, cuya tía, asentada en Francia por más de veinte años (doctorada en antropología en la Universidad de la Sorbona de París y casada con un docente francés respetable, Olivier Hutin), asume la responsabilidad de ser su acudiente y su benefactora durante la estadía en territorio francés. Si este tipo de respaldo no les genera confiabilidad, ¿entonces qué clase de condiciones exigen para generarles seguridad?

*

¿Qué tipo de confiabilidad debemos irradiar? ¿Será la misma que los nativos algonquinos les exigieron a los primeros franceses exploradores de América del Norte? ¿Qué tipo de confiabilidad deben generar nuestros documentos? ¿Acaso aquella que generó el explorador francés Jacques Cartier al pueblo mohawk cuando remontó el río San Lorenzo en Canadá? ¿La misma confiabilidad que le pidieron los informantes de la leyenda de Chactas y su amada al vizconde de Chateaubriand para que escribiera la novela Atala? ¿Documentos confiables? ¿Acaso los mismos que presentó Francia para colonizar la Guayana Francesa, Martinica y Guadalupe en Suramérica y el Caribe? ¿O la confiabilidad de las poderosas ideas de Montesquieu y Tocqueville sobre la democracia, donde la igualdad es la causa, la libertad el efecto y la fraternidad el sello del humanismo?

¿Es esta la Francia de hoy, que se atemoriza por el arribo de una jovencita latinoamericana, admiradora de la sociología francesa, a la cual le exigen una confiabilidad subjetiva y aleatoria?... Tan lejos de la confiabilidad que pregonaba Paul Éluard al decir:

 

Et par le pouvoir d’un mot

Je recommence ma vie

Je suis né pour te connaitre

Pour te nommer:

Liberté.

 

[Por el poder de una palabra / vuelvo mi vida a comenzar / yo nací para conocerte / nací para decir tu nombre:  ¡Libertad!]

 

Queda, pues, alimentarnos de los versos esperanzadores de Victor Hugo, encontrados en el poema “Lo que dice la boca de la sombra”: “De las basuras todas surgirá de la sombra un Job resplandeciente”.

A pesar de este trato de pesada indolencia, seguiremos creyendo en la estrella democrática de Francia. Gracias por la nada depositada en el cuenco de nuestras manos, señores de la Embajada francesa en Colombia.

Atentamente,

 

Miguel Ángel Epeeyüi López-H

(Padre de Siruma).

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Febrero 2019
Edición No.204

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Hitos de una discografía vallenata


Por


Publicado en la edición

No. 205



Basado en la conferencia “historia discográfica del vallenato II”, de Osvaldo Sarmiento, que tuvo lugar en la biblioteca nacional de Colombia el 11 de octubre de 2018.  [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores