Google+
El Malpensante

Artículo

¡Dejen que reviente!

Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse.

Ilustraciones de Luis Pinto

 

Una velada entre amigos, el ambiente es tranquilo y corre el alcohol. Entonces, uno de los invitados suelta una sentencia fatal:

–Pues, de hecho, los refugiados son un problema.

Los gestos de los otros se endurecen de inmediato.

–¿Qué carajos? ¡Eso suena mucho a la AFD![1]

El aludido replica irritado:

–¡Es que uno ya no puede decir nada! ¡Es cierto, duélale a quien le duela!

–¿Tienes que empezar con eso justo ahora? –le susurra su esposa.

Los invitados intercambian miradas hostiles, la atmósfera se enrarece, el aire huele a pelea.

Actualmente, ningún otro tema divide tanto a Alemania como la cuestión de los refugiados; por eso, en las discusiones al respecto las emociones se agitan con facilidad. Tan solo con dar un vistazo en las redes sociales, uno podría decir que hasta ahora los alemanes nunca habían reñido tanto, ni con tal ímpetu.

Las riñas, sin embargo, tienen mala fama. Hacen pensar en discordia, platos volando de un lado al otro, gritos histéricos. Pelear hiere y ofende a las personas, destroza la cooperación y arruina matrimonios: solo un choque banal con nuestra pareja basta para dejarnos “con gastritis” todo el día. Al mismo tiempo, sabemos que pelear puede tener un efecto terapéutico y ciertamente catártico. Pero, ¿qué es en realidad una riña? ¿Qué diferencia una pelea productiva de un agarrón sin sentido? ¿Y qué podemos aprender de esto para aplicarlo a nuestra democracia?

En alemán, por streit (pelea, riña, disputa, discusión) normalmente entendemos una discusión verbal acalorada. Ya la etimología del término indica cierta proximidad con la lucha física: en su acepción original, la expresión stirt, del alto alemán antiguo, significa “oposición”, “testarudez” o “escándalo”. Por su parte, la palabra griega eris se refiere a una discordia de cualquier...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Thomas Vasek

Estudió economía y matemáticas y ha trabajado como periodista. Fue redactor del mit Technology Review, y editor en jefe de la revista austríaca Profil. Actualmente edita la revista de filosofía Hohe Luft.

Febrero 2019
Edición No.204

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Mercantes


Por Andrea Cote


Publicado en la edición

No. 207



Un poema de Puerto Calcinado [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores