Google+
El Malpensante

Ficción

Lazos

Traducción de Patricia Torres

Un cuento de Tim Keppel

Ilustración de Henry Rodríguez Herrera

Los de la mudanza se acaban de ir –dijo mamá con entusiasmo, cuando llamó ese primer día–. Ya estoy completamente instalada.

A comienzos de los ochenta, cuando yo vivía en Raleigh, recién casado con mi primera mujer, mi madre decidió irse a vivir allá también. Mi primera reacción fue ¿Qué? Pensé que me la había quitado de encima cuando me fui a estudiar a la universidad. Y de repente ahí estaba de nuevo, otra vez metiéndose en mi vida.
Después de graduarme, viajé y viví en distintas partes del país y quería seguir llevando una vida itinerante y desarraigada y, en mi opinión, aventurera. Mi situación actual solo era temporal, me decía. Después de casarnos (a lo cual accedimos sobre todo para tener la bendición de la familia de Lauri), sus padres nos dejaron quedar prácticamente sin pagar arriendo en una casita que tenían en la misma cuadra. El plan era que viviéramos ahí durante un año o dos, ahorrar algo de dinero y marcharnos después para algún lugar nuevo y exótico.
Pero el “año o dos” se convirtieron en tres o cuatro. Yo trabajaba medio tiempo en empleos varios –preparando sándwiches, como ayudante de sala de videojuegos, como obrero de construcción– y trataba de “hacer una carrera” como creador de videos, lo cual no estaba resultando tan bien como yo esperaba. Además, Lauri había empezado a parecer menos entusiasta respecto a la idea de marcharnos. Continuamente surgían asuntos familiares –la muerte de su abuelo, el nacimiento del bebé de su hermana– que parecían tener un efecto cada vez más adhesivo sobre ella.
Yo me habría sentido todavía más desesperado con la situación si no me hubiera topado con un interés nuevo para mí. Aunque en el pasado solía ser más bien apolítico, había sufrido un cambio, impulsado en parte por el hecho de hacer esos trabajos menores y tener mucho tiempo para contemplar el tema de la injusticia económica. Mis lecturas se habían volcado sobre libros del estilo de La autobiografía de Malcolm X y

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Tim Keppel

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Yo no maté a Rubén Blades


Por Daniel Centeno Maldonado


Publicado en la edición

No. 204



Perfil del abogado, ministro y cazador de zombis que revolucionó la salsa. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores