Google+
El Malpensante

Breviario

Clubland

La cocina más pequeña del mundo

Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membresía para “sobrebeber” en la justa medida.

Ilustración de Rnady Mora

Después de dos gin-tonics o media botella de champán, trepar desde el bar hasta el comedor del Travellers lleva consigo el esfuerzo aeróbico de una subida al Alpe d’Huez: quien piense que exagero hará bien en recordar que Talleyrand, socio del club, se mandó poner un agarradero extra en la escalera. Hay una placa –como siempre en Inglaterra– que lo recuerda. Por suerte, después del dolor viene la gloria: si el bar tiene el tamaño de bombonera preceptivo en clubland, el comedor se abre como un paisaje, con una vastedad de ventanales, caobas densas, brillos sotto voce de la plata y arañas que, más que colgadas del techo, parecen ancladas en un orden superior. Forma parte de los caprichos de los clubes que el comedor se llame coffee-room cuando en el comedor no se sirve café. En cualquier caso, su mera contemplación ya es suficiente para, una vez tras otra, reanimar a una membresía a la que habitualmente coge más lejos la cuarentena que el desfibrilador. Y no es solo el impacto estético de la sala. Porque tal vez no se sirva café, pero el coffee-room es el jardín de las delicias del buen chap, la tierra de promisión del hombre de club: está en su terreno, está entre los suyos, está –de los viejos burdeos a la carne de caza– entre las cosas que le gustan. Y de esa copa de champán en el bar, mirando el verde paraíso de los Carlton Gardens, al comedor que sobrevuela el barrio de Pall Mall, se cumple la primera estación de un camino de perfección que solo terminará horas más tarde, cuando, derrotados de celebraciones, nos quedemos dormidos en el Chester y solo nos despierte el ruido de la copa de armañac al caer sobre la alfombra. Es momento de que el portero nos meta en un taxi y nos mande a casa.

 Al contrario que para la perfección evangélica, aquí no son muchos los llamados y son muchos menos los elegidos. No resulta fácil hacerse habitual de Clubland. No es solo que los clubes sean pocos, que se concentren entre el poder de Saint James y la gloria de Pall Mall. Menos aún importa que sean “exclusivos”, expresión que vale lo mismo para un cuatro por cuatro o un vodka hortera. Del Travellers al Buck’s y del Brooks’s al Athenaeum, clubland –esto es lo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ignacio Peyró

Periodista, escritor y traductor. En 2018 le fue otorgado el Premio fies de periodismo. Su último libro es Comimos y bebimos. Notas de cocina y vida (Libros del Asteroide, 2018). Actualmente se desempeña como director de la edición digital de Nueva Revista

Abril 2019
Edición No.206

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores