Google+
El Malpensante

Poesía

Dos platos en prosa

Poemas en prosa

Vicio/ Fiambre

No puede decirse que tuviese una vida de ensueño. En sus últimos días casi no salía de su diminuto habitáculo, que apenas llegaba a los quince metros cuadrados. El desprecio que sufrió en vida, unido a su obesidad (a su muerte sobrepasaba los 120 kilos) y a un olor corporal del que quizá no era del todo consciente, hizo que se fuese arrinconando, cada vez menos activo y más huraño, tal vez anticipando lo que se le venía encima. Bien es cierto que se cuidó más bien poco y que nunca se privó de nada; que explotó a conciencia su condición de omnívoro, sin hacer distingos ni preocuparse lo más mínimo por los daños que su dieta pudiera causar a su salud. Comió de todo y en grandes cantidades, y en su época más extrema llegó a engordar a un ritmo de medio kilo al día. Jamás pensó que sería eterno y pronto se dio cuenta de que una vida de austeridad y hábitos saludables tan solo añadiría un pequeño puñado de páginas extras a su calendario. No las suficientes para que el sacrificio valiese la pena, en cualquier caso. Cedió despreocupadamente, por tanto, a cuantos vicios y placeres se le fueron presentando, y no destacó precisamente por sus buenas maneras cuando los practicaba. Con el tiempo se le disparó el colesterol y la grasa invadió sus arterias. Sin embargo, no fue aquello lo que acabó con él.

Los que hoy, después de su desaparición, lo glorifican, los mismos que ahora glosan a boca llena sus virtudes, lo evitaron durante su breve existencia considerándolo un degenerado, y si por casualidad cruzaron alguna vez sus caminos con el suyo, difícilmente pudieron reprimir una mueca de disgusto, cuando no de repugnancia. Todos encontraban detestable su tendencia a arrastrarse por el fango, todos desviaban la mirada cuando lo veían tirado en el suelo, masticando ruidosamente cualquier porquería, en un estado de total depravación. Hubo quien convirtió su nombre en un insulto, quien construyó con sus hábitos un adjetivo lacerante que aplicaba a quien lo mereciese por su zafiedad. Su muerte fue motivo de celebración. El pueblo se vio inundado por la algarabía de los días señalados y por fin centró en él toda su atención.

Durante horas fue despedazado, descuar...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andoni Aduriz

En 1998 abrió Mugaritz, que cuenta con dos estrellas Michelin y es uno de los diez mejores restaurantes del mundo según la revista Restaurant. Aduriz fue reconocido con el Premio Nacional de Gastronomía (2002).

Abril 2019
Edición No.206

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Lo roto precede a lo entero


Por Cristina Rivera Garza


Publicado en la edición

No. 212



Y antes de los fraccionarios estaba la unidad. [...]

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores