Google+
El Malpensante

Poesía

Casarse con el verdugo

Traducción de Estefanía Angueyra

.

La han condenado a morir en la horca. Un hombre puede escapar a esta muerte si se vuelve el verdugo. Una mujer, si se casa con el verdugo. Pero en este momento no hay verdugo; por tanto, no hay escapatoria. Solo hay una muerte, indefinidamente postergada. Esto no es fantasía, es historia.

*

Vivir en prisión es vivir sin espejos. Vivir sin espejos es vivir sin uno mismo. Ella vive sin su yo, encuentra un hueco en la pared de piedra y, al otro lado de la pared, una voz. La voz proviene de la oscuridad y no tiene rostro. Esta voz se convierte en un espejo.

*

Con el fin de evitar su muerte, su muerte individual, de cuello retorcido y lengua hinchada, ella debe casarse con el verdugo. Pero no hay verdugo, primero debe crearlo, convencer a este hombre al otro lado de la voz, esta voz que jamás ha visto y que jamás la ha visto, esta oscuridad, debe convencerlo de renunciar a su rostro, de cambiarlo por la máscara impersonal de la muerte, de la muerte oficial que tiene ojos pero no boca, esta máscara de oscuro leproso. Debe transformar aquellas manos para que estén dispuestas a retorcer la cuerda alrededor de las gargantas designadas como la de ella, gargantas que no sean la de ella. Debe casarse con el verdugo o no casarse en absoluto, pero no es tan malo. ¿Con quién más podría casarse?

*

Te preguntarás por su crimen. La condenaron a muerte por hurtar ropa de su empleador, de la esposa de su empleador. Deseaba ser más hermosa. En los sirvientes este deseo no era legal.

*

Ella estira su voz como una mano, su voz atraviesa la pared, acaricia y toca. ¿Qué podría haber dicho para convencerlo? ¿Que estaba condenado a muerte, que la libertad lo esperaba? Cuál fue la tentación, la que funcionó. Tal vez él quería vivir con una mujer cuya vida hubiese salvado, que hubiera hundido la vista en el fondo de la tierra y, sin embargo, lo siguiera en el ascenso de vuelta a la vida. Era su única oportunidad de ser un héroe, para una persona al menos, pues de convertirse en el verdugo los demás lo odiarían. Estaba en la cárcel por herir a otro hombre, en un dedo de la mano derecha, con una espada. Esto también es historia.

*

Mis dos amigas me cuentan esas historias, tan inverosímiles y tan ciertas. Son historias de terror y no me han pasado a mí, no me han pasado todav&iacu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

jose salgado

ñ

Su comentario

Margaret Atwood

Es miembro honorario de la Academia Norteamericana de las Artes y las Ciencias. Entre sus múltiples publicaciones se encuentran "El cuento de la criada" (1985), condecorada con el Arthur C. Clarke Award y el Governor General?s Award, "La puerta" (2007) y "La semilla de la bruja" (2016).

Agosto 2019
Edición No.210

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Contrapunteo colombiano del azúcar y la sal


Por Nicolás Pernett


Publicado en la edición

No. 206



Una breve historia nacional de los dos condimentos que monopolizan la sensibilidad de nuestro paladar. [...]

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores