Google+ El Malpensante

Margaritas

Deshojan Andrés Burgos y Martín Franco

s

Me gusta mucho

Los blogs. Más allá de las sesudas discusiones sobre el papel que desempeñan estas bitácoras virtuales en los espacios de opinión pública o de la forma como, supuestamente, los bloguersvan –digo, vamos– a cambiar el escenario mediático, creo que de un tiempo para acá no se ha inventado mejor herramienta para que una manada de ociosos se dedique a mamar gallo. Porque no nos digamos mentiras: si aquel que escribe es un desocupado, el que redacta un blog es un verdadero haragán. Uno no hace un blog para convertirse en adalid de la verdad y desmentir todo lo que dice un periódico como El Tiempo (aunque los hay); ni para transformarse en el primer escritor virtual que desbancará a Coelho en ganancias (aunque también los hay); ni para convertirse en una estrella del ciberespacio (aunque abundan los aspirantes). Uno hace un blog para divertirse. ¿Que hace falta la mano del editor? ¡Pues claro! Pero, ¿a quién le importa? La ventaja de un blog –o la desventaja– es que el autor puede poner cualquier cantidad de barbaridades para que amigos y detractores se rían, bien sea porque escribe divertido o porque redacta puros disparates. O para que no lo lea nadie (que también los hay, y son legión). Hagan la prueba: saltando de blog en blog uno pasa fácilmente de la carcajada a la indignación. Por eso me encantan.
 
 
Poquito (y con culpa)
 
La televisión regional. No sé si es masoquismo o puro morbo, pero los programas de televisión regional se me hacen divertidísimos. Debería tomarlos en serio, pues sé que sus realizadores tratan de brindar al televidente un buen producto (¿sí?), pero es que no puedo dejar de reír al ver que muchos de estos magazines parecen ejercicios de clase en la universidad. Me abstengo de generalizar porque varios de estos canales no están en mi operadora de cable, pero sí puedo hablar del que más placer culposo me genera: Telecafé. Uno ve programas como Buenos días eje, Break y el show de Los dementes del kinto patio y no sabe si reír o llorar. Con el primero, mirando a un presentador tipo Carlos Calero en versión paisa, me río; con el segundo, viendo a dos jóvenes que hablan de rumba y se la montan entre ellos, cambio el canal y luego vuelvo, arrepentido; y con el tercero, que es con el que debería reír, lloro a moco tendido. Y es...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Burgos

Es el autor de 'Manual de pelea', 'Nunca en cines' y 'Mudanza'. En 2012, realizó su primer largometraje 'Sofía y el terco'.

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores