Google+
El Malpensante

Artículo

Al diablo con Cali

Traducción de Andrés Hoyos

La capital del Valle, presidida por un Cristo Rey, es regida de día y de noche por el mismísimo Belcebú, que campea a sus anchas por los burdeles y el estadio de fútbol.

Prostitutas en un burdel de Cali. • Fotos de Kurt Hollander.

–El diablo está aquí en Cali, hay muchas personas que han tenido contacto con él. Donde hay pecado, donde hay vicio, prostitución y sexo fuera del matrimonio, allí el diablo ha sembrado su semilla.

Esto dice el padre Josué, un hombre bajito, canoso, de barba gris y voz suave a sus 70 años, refiriéndose a la presencia muy activa del diablo en Cali. El padre Josué sabe más acerca de Satanás que cualquier otra persona porque lucha diariamente contra el Príncipe de las Tinieblas desde los confines de la iglesia San Pío X en un barrio obrero de la ciudad. La Iglesia católica siempre ha estado obsesionada con él, y los exorcistas nombrados por el Vaticano, como el padre Josué, son su vanguardia en la eterna lucha contra el mal en la tierra.

En 1978, cinco años después de que la película El exorcista llamara la atención sobre el fenómeno, hubo varios casos de alto perfil de posesión en todo el mundo y, debido a la atención mediática que recibieron dichos eventos, el Vaticano ordenó a todas las arquidiócesis nombrar exorcistas para sus comunidades. El primer designado por el Vaticano en Cali fue el padre Rafael. Incluso antes de ser nombrado exorcista oficial de la ciudad, ya había realizado un exorcismo o, mejor aún, un autoexorcismo. En un momento de su vida, Rafael estuvo poseído por demonios y peleó contra ellos durante más de una semana, con oración y ayuno. Ganó la batalla y vio a los espíritus malignos abandonar su cuerpo y volar como murciélagos, dejando un “sabor a cenizas y pescado en su boca”. El padre Rafael se retiró recientemente y el padre Josué se ha hecho cargo de la lucha contra Satanás desde entonces.

Como mucha gente en Cali, el padre Josué cree que el diablo es una presencia física que deambula por las calles en busca de almas. Según él, se puede ver revoloteando alrededor de las personas sin hogar que fuman basuco, de las prostitutas con caras pintadas y de todos los jóvenes que escuchan heavy metal, leen a Marx o cuestionan a Dios.

Para ver al padre Josué, primero tengo que esperar en una fila a las 7:30 de la mañana de un día martes junto con un...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Kurt Hollander

Es autor de "Formas de morir en México" (Trilce, 2015), y actualmente está terminando su próximo libro, "The Joyous Life (La vida alegre)", una autobiografía y estudio del mundo del sexo en Cali.

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Medidas de bienestar


Por Miminoesta


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Contrapunteo colombiano del azúcar y la sal


Por Nicolás Pernett


Publicado en la edición

No. 206



Una breve historia nacional de los dos condimentos que monopolizan la sensibilidad de nuestro paladar. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores