Google+
El Malpensante

Breviario

Ave que canta en la selva y no se ve

Cada vez que descuida su postura en público, este escritor escucha la melodiosa voz de su padre.

Ilustración de ©Geison Castañeda • Instagram @cromalario

 

 

Solo me queda el recuerdo de tu voz como ave que canta en la selva y no se ve.

Rafael Escalona, “Largo lamento”.

 

 

A veces cuando entro a un lugar y me están observando, escucho la voz de mi padre recordándome que enderece el hombro derecho, pues, según él, lo dejo caer más que el izquierdo y eso le resta elegancia a mi figura. La voz es nítida, como la de un canario en una jaula. Aun así, lo último que hago es nivelar los hombros, con la esperanza de oír de nuevo la voz de mi padre repitiendo el consejo. Pero nunca vuelvo a escucharla. Me toca esperar otro día, cuando llego desprevenido a otro lugar donde me estén esperando o donde de pronto volteen a mirarme.

No recuerdo otros momentos en que pueda escuchar de forma tan clara la voz extinta de papá. Él mismo me decía que no creía en la vida después de la muerte, que todos morimos como lo hacen los pajaritos, sin emitir después el más mínimo silbido; lo decía él que era oriundo de las Islas Canarias y que cantaba tan hermoso como un ruiseñor. De hecho, lo recuerdo siempre entonando su canción favorita: “Contigo aprendí”, el bolero de Armando Manzanero.

Solía cantarla en todas partes: en la casa, en reuniones familiares e incluso en lugares públicos, y mi madre siempre lo miraba de reojo con pudor. Especialmente le gustaba entonarla en la alta terraza de la Unión Española, un lugar que parecía una tarima, justo enfrente de la piscina. Era un barítono con un vibrato potente. La gente lo escuchaba con admiración.

Lo escuché cantar tanto aquel bolero, que me lo sé de memoria y desde que nació mi hija se lo canto para arrullarla: “Contigo aprendí a ver la luz al otro lado de la luna...”. Y lo sigo haciendo aun cuando Emma ya no sea una bebé, tanto que ella también se lo sabe de me...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Paul Brito

Su libro "El proletariado de los dioses" (Collage Editores, 2016) estuvo nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Colabora con El Tiempo, Arcadia, El Heraldo y El Malpensante.

Febrero 2020
Edición No.215

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El chocolate más caro del mundo y yo


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 222



Una escritora argentina visita la capital por invitación del programa distrital Bogotá Contada. Al día siguiente de su llegada, lo que pintaba como una corta pero adorable visita [...]

El brazalete de Bogotá


Por Matthew Brown


Publicado en la edición

No. 219



El supuesto robo de una joya, por parte de uno de los futbolistas más queridos de Inglaterra, dio origen a una intriga política poco digna del fair play. [...]

Alberto Arenas: peluquero y cirujano


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 218



Un riguroso estudio criminalístico de un tango que interpretó Gardel y que Edgar Allan Poe habría admirado. [...]

Un lanzamiento de otro mundo


Por Timothy Ferris


Publicado en la edición

No. 220



Las famosas sondas espaciales lanzadas en 1977 son como palomas mensajeras. En su pico llevan un mensaje para los extraterrestres: en este planeta somos seres vivos que se alimentan, se reproducen y e [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores