Google+
El Malpensante

Artículo

Gümüketana

Para esta escritora, en la que convergen etnias, vestir es un lenguaje palpable con las yemas de los dedos. De ello dan cuenta las vidas de seis mujeres descendientes del mismo linaje arhuaco, cuyas prendas de vestir hablan con elocuencia sobre la forma en que cada una ayuda a robustecer el tejido social de su comunidad.

Pinturas de Bejay Uaman Jamioy

 

Los wintukwas –uno de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta– concebimos nuestro territorio como el corazón del planeta; un corazón que va desde la mar, gran madre que hila, gesta y estructura los pensamientos, hasta los picos nevados, padres que tejen esos pensamientos para vestirlos durante las diferentes etapas de nuestra vida. Cada uno de los seres de mi pueblo cumple una misión propia, influenciada por las siete generaciones que nos antecedieron. En el caso de las mujeres, esta influencia proviene de las castas o linajes maternos; en el caso de los hombres, viene por línea paterna. Esos linajes hacen parte del ordenamiento que establece la ley de origen o ley natural.

La construcción de lenguajes desde el vestido evidencia la forma de pensar y entender el mundo como práctica social adscrita a una identidad cultural. Las Gümüketana, mi linaje materno, me han heredado un territorio, una misión y un idioma de mujer iku (arhuaca). A continuación comparto la urdimbre de diversas memorias y la manera en que las interpreto para entender las responsabilidades de mi casta. Pretendo encontrar el sentido de los diversos espacios que han ocupado las mujeres Gümüketana y el lenguaje de la ropa que utilizan para cumplir con la misión que les fue asignada.

Mi abuela María Auxiliadora Torres-Aty Seykwinduwa tuvo seis hijas: Alcira-Arunmaya, Luz Elena-Gumnabia, Aurora-Arun Aty, Ibeth-Bunkwaneywia, Blacina-Aty Sereiwia y Belkis-Aty Seykwinduwa.

Cada una de ellas ha construido una identidad desde su misión, en distintos campos profesionales y personales, partiendo de la interacción con seres de diferentes pueblos, territorios y concepciones de vida (quizás es también eso lo que me anima a escribir estas líneas e influye en la misión que me corresponde). Contemplar a mis tías es entender cómo se da la cimentación de un sentido propio desde una historia colectiva, en nuestro caso la lucha de los pueblos indígenas. Observar a mis tías también es acoger el mensaje de un país rico por su diversidad. Hoy mis tías cargan consigo los colores, fru...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gunnara Jamioy

Mujer iku, kamëntsá y colombiana. Vivió hasta la adolescencia en Simunurwa, una de las muchas parcialidades del territorio indígena iku en la Sierra Nevada de Santa Marta. Estudia lingüística en la Universidad Nacional de Colombia. Es acordeonera y cantante de vallenatos clásicos en lengua ikun y música tradicional indígena. Ha participado en eventos musicales y literarios en Viena, París y Bogotá.

Abril 2020
Edición No.217

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cinco poemas


Por Eunice Odio


Publicado en la edición

No. 213



“Declinaciones del monólogo”, “Satchmo liróforo”, “Poema primero. Posesión en el sueño”, “Poema tercero. Consumación” [...]

Los danzantes de la Tatacoa


Por Marta Orrantia


Publicado en la edición

No. 209



Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mi [...]

La fascinante y rocambolesca historia de Sebastián Iradier, los palomistas y una melodía que ha dado la vuelta al mundo


Por Álex Ayala Ugarte


Publicado en la edición

No. 219



“La paloma”, una pegadiza habanera que lleva sonando más de 150 años, se toca en las bodas de Zanzíbar y en los entierros de Rumania. Ha sido interpretada hasta por un [...]

Doblaje (II)


Por Ezequiel Zaidenwerg


Publicado en la edición

No. 219



Una columna de Ezequiel Zaidenwerg sobre inspiración y expiración. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores