Google+
El Malpensante

Artículo

Fino y elegante

Los pantalones Peaky Blinders

El antojo de pantalones saltacharcos hace que un hombre emprenda una búsqueda. El recorrido será corto, y sus herramientas, económicas: el coqueteo inofensivo y una ropavejera de confianza.

Ilustración de Tom Deason

 

Mi amigo debió decirle al taxista: ¡He’s a Peaky fucking Blinder!, luego de que el conductor le preguntara de qué equipo era yo. Pero mi amigo le dijo: Es del América. No puede ser, contestó el taxista –galaxia, TUV554–. No puede ser, repitió molesto, aún más confundido. ¿Por qué no puede ser?, preguntó mi amigo. Porque yo soy del América. ¿Y eso qué tiene que ver? Pues que la gente del América no se ve así, concluyó aquel hombre que se había metido en un hueco en su escala de valores. Mi amigo –árabe deconstruido– no había notado la homofobia que el taxista había tratado de disimular a último momento. De hecho, cuando me contó lo que había pasado luego de que me bajara del taxi, seguía pensando que el taxista en verdad le había preguntado por mi escuadra futbolística. No, parce, el man te estaba preguntando si yo era marica, le dije. Una pregunta que, efectivamente –y con esto le doy suavemente la derecha al taxista, y aprovecho y lo sobo–, podría justificarse por mi outfit. Era domingo, hacía culo de sol, y K –mi amigo– me había pedido que lo acompañara al Parque 93 de la Familia Blanca, en donde moderaría una charla entre la gran Carolina Sanín y otras dos panelistas. Así que, ya que hacía ese sol hermoso y K iba a atraer algunas miradas, pensé que podía pararme a su lado usando mis pantaloncitos peaky para robarme un poco el foco de atención. Me refiero a los pantalones que usan los gánsteres en la famosa serie de la BBC, transmitida por Netflix, Peaky Blinders, que en resumidas cuentas narra el ascenso de la familia Shelby en la pirámide del crimen de Gran Bretaña. Una conquista que tiene lugar entre 1919 y 1929 en plena época de vanguardias. Los Peaky Blinders existieron y se dice que eran brutales –deben su nomb...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Harold Muñoz

En 2017 ganó el Premio Nuevas Voces Emecé-Idartes con su novela "Nadie grita tu nombre", que en 2018 fue nominada al V Premio de Narrativa Colombiana de la Universidad Eafit.

Abril 2020
Edición No.217

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

De caricaturas


Por Jesús Silva-Herzog Márquez


Publicado en la edición

No. 210



Tras la decisión del New York Times de no seguir publicando caricaturas en su edición internacional, el gremio de humoristas ha salido a protestar con carteles en blanco, pues los obispo [...]

Historia con guantes


Por Daniel Gutiérrez Ardila


Publicado en la edición

No. 213



El pasado siempre tiene muchas lecturas posibles, y varios interesados en manosearlo. En Venezuela se viene reinterprentando la historia sin mucho tacto, lo que tiene implicaciones muy directas en la [...]

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores