Google+
El Malpensante

Artículo

Puesta en escena del alba

La historia del vestido de coronación que llevó la última Reina del Carnaval de Barranquilla, familiar de la poeta Meira Delmar, y un perfil de su diseñadora, Amalín de Hazbún, “la Aguja de Oro de Colombia”. Todas ellas, hijas de la inmigración libanesa.

© Cortesía de Carnaval de Barranquilla S.A.S.

 

Entré en la única habitación cerrada con llave en el taller de Amalín de Hazbún, que ocupa los 500 metros cuadrados del segundo piso de su casa en un tranquilo barrio del norte de Barranquilla. Unos minutos antes, Amalín y su nieta, Mayra Avendaño, me habían hablado de la pieza hecha a mano que portaría la Reina del Carnaval 2020, Isabella Chams, en la gran noche de su coronación el jueves 20 de febrero en el estadio Romelio Martínez.

Faltaban cuatro días. Último domingo de precarnaval, con desfile de niños y muchedumbres alistándose para la algarabía en la carrera 53. Acababa de recorrer los demás espacios del taller. Sobre las paredes de un pasillo con aspecto de galería de museo, observé varias fotografías enmarcadas con la imagen de algunas reinas de los carnavales de años anteriores. Cada una llevaba –sonriente, monárquica– un vestido de coronación diseñado y confeccionado por Amalín de Hazbún, la diseñadora sincelejana, hija adoptiva de Barranquilla, a quien en 1971 el periódico El Tiempo apodó “la Aguja de Oro de Colombia” por ser la responsable del revelador halter de plumas de la entonces Señorita Atlántico, María Luisa Lignarolo.

En el centro de la habitación antes cerrada con llave (lo que ahí se guardaba, como me advirtió días atrás la diseñadora Judy Hazbún, hija de Amalín, era algo así como “un secreto de Estado”) había un maniquí de tela beige, sin cabeza ni brazos, ataviado con el vestido de coronación de Isabella Chams.

Debido al resplandor matinal que se colaba en la oblonga habitación, la pedrería en la parte superior del vestido producía destellos diminutos que reflejaban el dorado de la tela y los fucsias, naranjas, amarillos y rojos intensos de las flores de la falda, que extendida en círculo sobre el piso formaba dunas y ola...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Kirvin Larios

Es autor del libro de relatos "Por eso yo me quedo en mi casa" (Destiempo Libros, 2018), y hace parte de la antología de poesía "Nuevo sentimentario" (Luna Libros, 2019).

Abril 2020
Edición No.217

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La escritura de "Lavaperros"


Por Pilar Quintana y Antonio García Ángel


Publicado en la edición

No. 216



. [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Ernesto Cardenal. Poeta, sacerdote y revolucionario.


Por Eduardo Garrido


Publicado en la edición

No. 218



Un recorrido, a modo de elegía, por los hitos vitales y obras del factótum nicarau?ense que hace poco colgó la sotana definitivamente. [...]

Ajiaco caliente


Por Kevin Nieto


Publicado en la edición

No. 206



Una receta para la sopa desencadena una persecución en la época de la  violencia bipartidista. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores