Google+
El Malpensante

Artículo

Ha-ha-he, Hebe Uhart

O de cómo burlarte de tus colegas

En vida, la reconocida escritora argentina se mofó de las existencias “ejemplares” de escritores y artistas. Tras su muerte, sus cuentos siguen con el importante proyecto.

Ilustración de SakoAsko

 

Quienes nos dedicamos al arte y a las humanidades alguna vez hemos poetizado hasta la manera en que una mosca cae sobre un vaso de leche, sin importar que después vertamos el contenido en el lavaplatos. Acostumbrados a buscar belleza en la inmundicia, pecamos de exceso poético: hay quienes creen que la Luna sale solo para que le reciten un verso mientras se agita una copa de vino o quienes consideran que al confeccionar un poema con versos de arte mayor salvan de catástrofes al mundo. Entre los que piensan que tienen un código secreto para comunicarse con la Luna y los que piensan que sus endecasílabos salvan vidas, los segundos ameritan una mayor atención: hablar con los astros es inofensivo; creerse un artista redentor no (suelen iniciar su propias inquisiciones). Lamentablemente, abundan más los de esta última especie, cuyas características sociales y fenotípicas se podrían resumir de la siguiente manera: bípedo citadino de alta alcurnia que cubre sus huesos con ruana, mochila y alpargatas, tiene tatuado un símbolo de la cosmogonía [inserte aquí el grupo aborigen de su preferencia], su dieta consiste en comer cualquier producto cuyo empaque diga “orgánico” o tenga una etiqueta que anuncie “durante 45 días un campesino vio crecer de la tierra lo que hoy tiene en sus manos”; ocasionalmente aspira rapé, colecciona artesanías indígenas, tiene una fundación sin ánimo de lucro y dice con orgullo que vivió una temporada de inmersión con la Madre Tierra cuando en realidad cumplía su semestre de práctica social. También es fácil de identificar por las expresiones que usa para sustentar la importancia de su proyecto cultural: “autóctono”, “identidad nacional”, “búsqueda de raíces”, “tradicional”, “hecho a mano”, “somos Abya Yala”. 

Por fortuna para quienes renegamos de esas virtudes, hay escritores que en sus obras se burlan con astucia de estos agraciados individuos. Tal es el caso de la argentina Hebe Uhart, conocida por sus numerosos libros de cuentos, crónicas y novelas cortas. Su na...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Yessica Chiquillo Vilardi

Autora de "Libro de hallazgos" (Animal Extinto, 2019). Hizo la maestría en estudios literarios de la Universidad Nacional. Ante la crisis sanitaria que impide los eventos masivos, está ansiosa por recibir su diploma en pdf.

Mayo 2020
Edición No.218

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

"Sos mi hijo y sos un monstruo"


Por Pedro Adrián Zuluaga


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre de clase alta emprende la tarea de limpiar a Medellín de “gentuza”. ¿Cuál es el mecanismo de este thriller cuyo tema no ha sido tan explorado en el cine colo [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

Un gran día para Marguerite


Por Sorayda Peguero Isaac


Publicado en la edición

No. 217



El relato de cómo una pequeña Maya Angelou superó el mutismo en que la sumió una violación, y cómo una vestimenta le auspició un horizonte más p [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores