Google+
El Malpensante

Ficción

Hipnotizada

Un cuento de Abner Benaim

 

Ilustración de Tom Deason

 

Danny sabía hipnotizar. Su primo Isaac lo hacía siempre en los campamentos del movimiento juvenil Macabi, en Panamá. Nos sentábamos frente a él para ver el show. Éramos unos cien niños judío-panameños de entre catorce y dieciocho años. Él se había leído un par de libros o había tomado un curso. No sé. Pero el show era bueno e Isaac parecía un tipo serio, inteligente y responsable. Para mí era un adulto. Imagino que en ese momento tendría veinte o veinticinco años. Yo tenía catorce.

La cosa iba así: alguien del público se ofrecía de voluntario. Se sentaba en una silla al lado de Isaac, quien le hablaba al oído. Toda era gente que conocíamos más o menos de nacimiento, ¡y que conocíamos bien! O sea, cada gesto, cada palabra, cada risa era reconocible y especialmente la mirada. Era imposible hacer trucos de esos baratos, como ponerse de acuerdo antes de empezar el show, o cosas por el estilo. De hecho, ahora que lo recuerdo, el ambiente no era de show. Era solemne. Había silencio –cosa rara en Panamá, especialmente en un campamento de niños y niñas que se conocían de toda la vida–. Isaac le decía al voluntario que contara hacia atrás desde el diez y que con cada número que dijera iba a ir entrando en un sueño cada vez más profundo. Cuando llegara a cero, iba a estar totalmente dormido.

Usualmente se repetía una serie de pruebas para comprobar que la persona estaba realmente hipnotizada. Primero, Isaac le pedía que alzara la mano y la mantuviera rígida. La mano permanecía elevada más tiesa de lo usual y la persona demostraba una fuerza sorprendente ante otro voluntario que trataba de bajársela. Cuando ya estaba comprobado que la persona “dormía”, empezaba la función. Uno de los trucos consistía en que el hipnotizado despertaba temporalmente, pero olvidaba alguno de los números, por ejemplo el cuatro. Entonces, se le pedía que contara del uno al diez y la persona contaba saltándose el cuatro. Al preguntarle cuánto era dos más dos, no sabía la respuesta. El público, sentado en el piso y en butacas de madera alrededor del viejo comedor del campamento, se mor&ia...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Abner Benaim

Es considerado uno de los pioneros del cine panameño. Ha sido seleccionado en dos ocasiones para representar a Panamá en los Premios Oscar. Entre sus filmes, series y documentales se encuentran El otro lado (2005), Chance (2009), Invasión (2014), y Yo no me llamo Rubén Blades (2018).

Julio 2020
Edición No.220

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mi yo montuno


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre va al barbero para que le muestre su yo exterior.   [...]

Las matas no teletrabajan


Por Eduardo Merino Gouffray


Publicado en la edición

No. 219



. [...]

Warawar wawa


Por River Claure


Publicado en la edición

No. 219



¿Y si en lugar de en el Sahara, El principito  de Saint-Exupéry transcurriera en los Andes bolivianos? Aquí una reinterpretación fotográfica del clásico [...]

Opioides para las masas


Por Keith Humphreys, Jonathan P. Caulkins y Vanda Felbab-Brown


Publicado en la edición

No. 212



Para fortuna o infortunio de Colombia y la región, según sea la óptica del lector, la cocaína no es una de las drogas del futuro en el mundo. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores