Google+
El Malpensante

Artículo

¿Pueden las políticas internacionales de drogas evolucionar de lo simple a lo complejo?

Tras décadas de guerra contra la droga, la producción y el consumo no disminuyen, pero sí dejan una estela de muerte por cuenta del mercado ilegal. Uno de los mayores expertos en nuestro país, exmiembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, explica por qué es mejor abandonar el viejo eslogan de “un mundo sin drogas”, enarbolado por tantas organizaciones.

Ilustración de La Empanadería 

 

La meta del Sistema Internacional de Control de Drogas (SICD) de limitar el uso de sustancias psicoactivas a fines médicos y científicos se basó en la creencia de que la adicción al opio, a finales del siglo XIX, deshumanizaba a quienes la padecían. Los opiómanos terminaban atrapados por su adicción, afectando profundamente a sus familias y su capacidad de contribuir a la sociedad. Esta fue una reacción intuitiva y simple: lo mejor era prohibir esa sustancia. Al surgir el consumo de otras, tal política también se expandió a ellas. 

El proceso de creación del SICD fue lento, aunque la prohibición de los usos no médicos o científicos de las drogas siempre tuvo gran apoyo y fue promovida por los Estados Unidos, China, la Unión Soviética, Japón, el mundo islámico y la mayor parte del resto del mundo. La oposición provenía de Alemania, Suiza y otros países europeos que tenían industrias farmacéuticas importantes; también de Francia, que buscaba proteger su industria vinícola; de Turquía y Persia (Irán), los mayores productores de opio; de Bolivia y en menor grado Perú, los exportadores de coca.

La prohibición solamente pudo implantarse después de que sus principales opositores perdieran la Segunda Guerra Mundial. Así, la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes prohibió los usos no médicos o científicos de las sustancias controladas. Sobre estas simplemente se prescribe que “las partes adoptarán todas las medidas legislativas y administrativas que sean necesarias: [...] (c) Sin perjuicio de las disposiciones de la presente Convención, para limitar exclusivamente la producción, fabricación, exportación, importación, distribución, comercio, uso y posesión de estupefacientes a los fines médicos y científicos”.

Esta directriz no solo es vaga, sino que ha permitido a los gobiernos implementar políticas que no tienen en consideración las consecuencias sociales. Además, el artículo 39 de la con...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco E. Thoumi

Ph.D en economía de la Universidad de Minnesota. Ha sido profesor de la Universidad de Texas, de la George Washington, y de Harvard. Fue miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) entre 2012 y 2020.

Septiembre 2020
Edición No.222

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Opioides para las masas


Por Keith Humphreys, Jonathan P. Caulkins y Vanda Felbab-Brown


Publicado en la edición

No. 212



Para fortuna o infortunio de Colombia y la región, según sea la óptica del lector, la cocaína no es una de las drogas del futuro en el mundo. [...]

Chava no vino a enamorarse


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 216



A lo largo del río San Juan –380 kilómetros que arrancan en el Valle del Cauca y atraviesan el Chocó– fluyen las lógicas del conflicto armado en Colombia: culti [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores