Google+
El Malpensante

Coda

In dubio, pro Grass

Las recientes precisiones del Nobel alemán sobre su pasado nazi no dejan de producir reacciones de toda índole. La que sigue es la de un gran conocedor de la obra del autor de "El tambor de hojalata".

A los quince años de su edad, en Danzig, Günter Grass se presenta voluntario para ingresar en el cuerpo de submarinistas, donde lo rechazan. Poco después, ya en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, es llamado a filas y pasa a ser miembro de una división acorazada de las SS. Y ahora, cuando han transcurrido sesenta años, convertido en alguien mundialmente célebre, Premio Nobel de Literatura y conciencia e instancia moral de su nación, Günter Grass va y lo reconoce en su último libro, Beim Häuten der Zwiebel (Pelando la cebolla) —puesto a la venta a mediados de agosto en Alemania—, desencadenando así una polémica tempestuosa.

Esta revelación ya la podía haber hecho en 1967, cuando en un lugar tan arriesgado como Israel no tuvo inconveniente en admitir que había formado parte de las Juventudes Hitlerianas. O en 1976, cuando con Heinrich Böll y Carola Stern fundó la revista L’76: ahí pudo haber tomado ejemplo de la Stern (nacida en 1925 como Erika Assmus), una joven nazi convencida y activista, que al acabar la guerra, y aterrada por su ceguera, mudó radicalmente de pensamiento hasta el punto de adoptar un seudónimo judío, como expiación. Sí, mal que nos pese, han sido varios los momentos significativos en que Grass pudo haber hecho público lo que hizo ahora.
 
Por ello, se le dé las vueltas que se le dé, queda de cualquier modo un regusto amargo, sobre todo porque Grass admite paladinamente que no sabe cuáles han sido las razones de su silencio durante tan largo tiempo. Y si él mismo no las sabe, el campo queda abierto a la especulación. Ahora bien: sobre lo que no cabe especulación posible, de ninguna especie, es acerca de la grandeza de su obra, ni de la integridad de la persona que la escribió. Ambas, como la mujer del César, están por encima de cualquier sospecha.
 
Algo que también debería aclararse, sin finalidad exculpatoria sino sencillamente explicativa, es que al decir sin más que “Grass estuvo en las SS”, el titular habitual, lo que queda en la memoria del lector, únicamente, es la estampa cinematográfica de las SS: una máquina de guerra infernal en que soldados de mirada acerada, aupados en?las altas torretas de sus tanques, pasan por encima de quien se ponga por delante. Y hay que rebajar mucho, mucho Hollywood, de esa imagen: las SS del 45 eran una tropa quizá algo menos destruida que las ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

R Bada

Escritor y radiodifusor. Escribe para el diario El Espectador

Septiembre de 2006
Edición No.73

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

El Capote


Por


Publicado en la edición

No. 204



De los mejores de la literatura rusa. (Cuento no incluido en la edición impresa) [...]

De la amistad


Por


Publicado en la edición

No. 204



Celebremos al padre del ensayo, Michel de Montaigne. [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores