Google+ El Malpensante

Breviario

La lengua y las lenguas

s

Recuerdo con precisión las tapas, la encuadernación y hasta el tipo de papel de las páginas de dos colecciones de poesía que buscaba con esmero en la adolescencia para leer poesía traducida. Una era la colección Los Poetas de la editorial Fabril, con tapas duras baratas, que con el tiempo y el descuido a menudo se descalabran por completo. En un estilo de edición francés, incluían una prolija foto del autor ante la portadilla, y las traducciones, a menudo también, eran de Lisandro Z. D. Galtier. La otra, de superficie de página más grande, y gran elegancia, era la colección de la editorial cordobesa Assandri. En excelente papel, cuando el libro era flamante, o ha sido conservado como un tesoro por su dueño, si se lo consigue hoy, tenía o aún conserva un forro en papel livianísimo y transparente.

En ninguno de los dos casos los libros eran bilingües. Tal vez por haberme formado como lector de poesía en esos libros, no tuve ni tengo hoy demasiado respeto o admiración por la poesía publicada en versos bilingües. No solía darme cuenta de eso, pero hace poco, al entregarle a alguien una traducción que hice de poetas “beat”, el recipiente afirmó: “Es una edición bilingüe, desde luego”. “No”, le contesté, con cierta insolencia, debo reconocerlo, tal vez contagiado por el tono asertivo de su “por supuesto”: “No. Odio las ediciones bilingües”.
 
No era para tanto, desde luego. En realidad las puedo soportar tranquilamente. Es más: cuando mi interés tiene que ver justamente con mi tarea de traductor, o de hacedor de prólogos y notas, hasta agradezco la presencia del original en francés, en inglés, en italiano. Hago funcionar la zona cerebral del trabajo. Pero si en realidad lo que quiero es leer poemas, necesito esos poemas solos en la hoja, sin el amontonamiento de las versiones bilingües que incluyen el original al pie; o los quiero y necesito sin la presencia del espejo deformante del original en el otro idioma, en la página de enfrente.
 
No se trata de manía de consumidor. En realidad el consumidor final podría plantearse con agrado la opción económica y mezquina: por el precio de un libro, dos. En mi caso, en cambio, sufro por no leer más de lo que quiero, en mi lengua. Es lo que me ocurre con una delgada antología de poetas prerrafaelitas que tengo en la biblioteca, doblemente corta, por bilingüe con original en página completa.

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Elvio E. Gandolfo

Dirigió con su padre la revista literaria El lagrimal trifurca (1968-1976). Trabajó en periodismo cultural en publicaciones de Argentina; diarios La Opinión, Clarín

Agosto de 2006
Edición No.72

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores