Google+
El Malpensante

Breviario

Un signo de los tiempos

s

“Y mientras alguien”, dijo Julio, “explica alguna cosa, yo no sé por qué estoy en el café, en todos los cafés [...] en el Dupont [...] en el Deux Magots [...] en el Closerie des Lilas, en el Stéphane, en el café Au Chien qui Fume”.

 
“Me sentaba”, dijo Ernest, “en una esquina a la luz de la tarde que se filtraba debajo de mi espalda y me ponía a llenar mi cuaderno. El mesero me traía un café crème y yo me tomaba la mitad cuando se enfriaba un poco y dejaba la otra mitad en el pocillo mientras escribía”.
 
Porque hubo una época en la que los extranjeros podían sentarse en un café y escribir y comer cuando les diera hambre. Supongamos que le crees a Hem, que no hay otra ciudad en el mundo tan apropiada para escribir como París. Entonces (iluso) buscas en internet la dirección del Deux Magots y te compras un cuaderno que vale una fortuna (y no tiene hojas rayadas, en París los cuadernos siempre cuestan una fortuna y no tienen hojas rayadas) y piensas (no hay derecho) que si Sartre y Camus y Joyce... Entonces llegas a la puerta, el sitio tiene su encanto, estás listo para entrar. Y miras, por saber, la lista de precios.
 
Quince minutos después estás escribiendo en un parque, en los Jardines de Luxemburgo, digamos, y piensas (iluso y tras de todo pobre): “Bueno, si Sartre, si Breton” y en últimas escuchas que Morrison escribía en la Place des Vosges y piensas “Si Morrison...” y te vas con tu cuaderno a la Place des Vosges.
 
Pero nada dura para siempre y aunque pataleas con la lluvia de noviembre (en realidad es con el frío, pero hay que mantener la imagen) y te abrigas y te compras guantes térmicos porque los que compraste a los indiecitos ecuatorianos no dan más, llega el día en el que nadie puede quedarse dos horas en los parques y entonces sales del metro y quieres entrar a algún lugar, donde sea, donde haga calor.
 
Opción 1: mirar libros en la FNAC (pero con qué los compras).
 
Opción 2: mirar ropa en los almacenes con tinte chapineruno de la Rue de Rivoli.
 
Pero ni por el desespero del invierno entiendes la gracia de mirar ropa (¿por qué mi novia lo hace?, ¿por qué mi madre?).
 
Y un día hace frío y llueve. Te tomarías un café donde fuera. Y entras a M...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ricardo Abdahllah

En 2013, ganó el Concurso Nacional de Cuento de la Universidad de Antioquia con 'El sol es siempre igual'.

Mayo de 2006
Edición No.70

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Para hacer un talismán


Por Olga Orozco


Publicado en la edición

No. 204



Una poema  [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores