Google+
El Malpensante

Iceberg

Al mal tiempo, mala cara

En medio de la crisis de los periódicos, las secciones culturales suelen llevar la peor parte. A continuación, algunas palabras sobre la de El Tiempo.

© Images.com. Corbis

En febrero de 2004, en las páginas de esta revista, Nicolás Morales Thomas comenzó a practicar en público uno de sus deportes favoritos: examinar con rayos equis las listas de los libros más vendidos, específicamente la que publica el diario El Tiempo. En la sección “Coda” de nuestro número 52, titulada “La culpa es de la vaca”, se detenía en seis aspectos para él inquietantes y terminaba calificando el listado de “errático y desordenado” y de “imprevisible y precario”. Poco se demoró la entonces defensora del lector, Cecilia Orozco, para comentar el asunto. En su columna del domingo 7 de marzo recogía las inquietudes de Nicolás y explicaba el funcionamiento de la sección. Fue así como muchos pudimos confirmar lo que ya sospechábamos: que ese ránking no solo se hacía de manera informal, sino que el periódico apenas verificaba su contenido.

La defensora concluía su nota sugiriendo algunos correctivos. En uno de ellos proponía publicar no una sino tres listas, con información de diferentes librerías del país y separadas con los títulos “Libros más vendidos en la Librería tal”. Tres reconocidos libreros –de Panamericana, Lerner y la Librería Nacional– se comprometían a pasar estadísticas sistematizadas de sus locales, no cada semana pero sí cada mes, con el fin de ayudar en ese propósito.
Pues bien, algunas cosas cambiaron en la lista y otras quedaron igual, pero en definitiva el resultado empeoró. Y con ganas. La lista ya no aparece cada quince días –ni cada mes como proponían los libreros– sino todos los sábados. Ya no está diferenciada en dos categorías, como en los tiempos de la nota de Nicolás, ni en tres, como proponía la defensora del lector. Ahora una lista única de diez títulos revuelve ficción, no ficción, superación, coyuntura, historia, futuro, ovnis, ángeles y dietas anticáncer. Andrés Zambrano, editor de Cultura & Gente de El Tiempo, nos contó que próximamente piensan regresar a la separación entre ficción y no ficción, pero por ahora así están las cosas. Otros asuntos allí...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Diciembre de 2008
Edición No.93

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Libros por metro


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Mi yo montuno


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre va al barbero para que le muestre su yo exterior.   [...]

Bienvenidos al circo gastronómico


Por Lisa Abend


Publicado en la edición

No. 210



En otras latitudes, una observadora privilegiada, metida de lleno en el mundo de los fogones y los diarios, hace un análisis de cómo los chefs pasaron de cocinar platillos a preparar dis [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores