Google+ El Malpensante

Breviario

Una modesta proposición

Para prevenir los riesgos idiomáticos de la incorrección política.

© Camilo Mahecha

Hace poco se difundieron unas palabras que Mariano Rajoy había dicho creyendo que hablaba en privado. Habló como hablaría cualquiera en privado y no dijo nada de particular: que un desfile militar le parecía un coñazo. Dijo lo que diría cualquier persona en su sano juicio y utilizó las palabras que usaría cualquiera en una conversación privada. Sus oponentes políticos se rasgaron las vestiduras de inmediato, pero eso no tiene la menor importancia y era previsible. Lo más insólito, para mí, fue la acusación de machista. Según los ayatolás de la corrección política, no se puede decir coñazo.

Causa estupor la fe supersticiosa y medieval en el poder de los nombres, esa creencia de que basta con llamar ingeniero técnico a un perito para cambiar su naturaleza, su situación laboral y su consideración social. En fin, uno puede asombrarse, pero es lo que hay. Vivimos años de plomo y acogedora tiniebla; la Ilustración ya está mandada a recoger y, con ella, cualquier pensamiento liberador, desde el marxismo al anticolonialismo, y volvemos a acurrucarnos dóciles en el mullido regazo materno del pensamiento mágico: freudianismo de baratillo, fundamentalismo ecológico, relativismo jovial y complaciente (todas las ideas son respetables), etcétera.
Como es habitual, lo primero que hice fue localizar el coñazo de la discordia en el diccionario. Apareció. COÑAZO (vulg.; n. calif.) m. Persona o cosa molesta o pesada. DAR EL COÑAZO (vulg.). Molestar.
Impecable, pero insuficiente en nuestros días.
Todo diccionario tiene una parte descriptiva, que da cuenta del significado y uso de los términos, y otra parte pedagógica (que suele ir abreviada y entre paréntesis). Así, cualquier diccionario nos describirá qué significa una palabra, de dónde viene (etimología), si es masculina o femenina, su régimen preposicional y otros conocimientos útiles o curiosos. Cierto, pero también nos da unas pedagógicas instrucciones y advertencias: ¡cuidado, esto es vulgar!, por ejemplo, como en el célebre coñazo (vulg.). O bien: esto es un arcaísmo, esto solo se usa en América Central, esto es propio de tal o cual ar...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rafael Reig

Es el autor, entre otros libros, del célebre 'Manual de literatura para caníbales', publicado en 2006.

Diciembre de 2008
Edición No.93

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores