Google+ El Malpensante

Margaritas

Deshojan Margarita Arias y Nicolás Morales Thomas

ss

Me gusta mucho

El Deck reloaded, un bar en Medellín en la Calle 10. Reloaded porque lo cambiaron: ahora la música es una mezcla de cosas de los ochenta y noventa, reggae, dance hall, algo de salsa –de la buena, no Gilberto Santa Rosa–, recopilaciones de Putumayo, brasileñas, cubanas, africanas; en resumen: crossover con estilo, sin reguetón ni vallenatos. El volumen es el justo medio entre fiesta y conversación, es decir, para conversar no hay que gritar y no es tan bajito como los lounge,que dan sueño. La comida es excelente, los clásicos nachos siguen, y hay unas pizzas muy buenas, lomitos, repingachos (carimañolas chic). Sirven comida hasta la 1:00 a.m., así no hay que ir a comer perro a la calle. Tienen también buenos cocteles; el margarita es mi preferido, y diría que uno de los mejores en Medellín. Son tres ambientes, aunque la música es la misma en todos: uno con más cara de bar en la parte de adelante, con luces y una barra; atrás un patio con un árbol de mango, fresquito, con más cara de restaurante, y en la parte trasera del patio una bóveda, medio privada, muy buena para los novios. Excelente.
 
 
Poquito
 
El cortejo o la echada de perros. Digamos que es halagador que uno le guste a alguien, pero es también estresante. Da terror ver en los ojos del muchacho la esperanza de un , cuando uno sabe que es un no rotundo y categórico que caerá como un piano sobre el pobre corazón del susodicho. Las mujeres desde el principio sabemos quién sí y quién no, no entiendo para qué algunas permiten que el desdichado se desgaste en invitaciones, flores, chocolates y maniobras caballerescas que no van a llegar a ninguna parte. Por todo esto, la suerte de la fea a la bonita no le importa, y no le importa porque a las bonitas les caen los temerarios, los que creen que les van a parar bolas por plata o por pinta, el cerebro poco importa. En cambio a las normales y a las feas nos caen todos porque todos creen tener chance, y se ve uno atrapado en las situaciones más incómodas y con unos freaks que válgame Dios. En la oficina donde trabajé hace poco tenía de vecino al típico metalero matagatos, de pelo hasta la cintura, todo vestido de negro hasta en el más infame de los calores tropicales, con taches y banda. A pesar de ...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Nicolás Morales Thomas

Estudió en la Universidad de Los Andes. Actualmente trabaja como editor en el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, ICANH

Diciembre de 2008
Edición No.93

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores