Google+ El Malpensante

Reseñas

El infante inconstante

Una reseña sobre La ninfa inconstante de Guillermo Cabrera Infante

La ninfa inconstante. Guillermo Cabrera Infante. Editorial Galaxia Gutenberg, 2008. 284 páginas. 

 

Hace pocos días, cuando le conté a un amigo que acababan de publicar una nueva novela de Guillermo Cabrera Infante, me dijo sin prejuicios: “deberían prohibirle a los escritores que ya han sacado una obra maestra que vuelvan a publicar. Y si han publicado dos obras maestras, como Cabrera, pues deberían meterlos a la cárcel de por vida”. Traté de decirle que Cabrera no solo publicó dos obras maestras sino muchas más, y que al cubano ya no lo podrían meter a la cárcel porque la vida ya se lo llevó a una cárcel mucho más profunda que la guantanamera. Pero mi amigo se esfumó. No sé a dónde. Supongo que a leer al escondido La ninfa inconstante, la novela post-mortem del inmortal Infante difunto. Porque mi amigo también ha sido adicto.

Para todos los seguidores de los libros del autor de Tres triste tigres, existía la leyenda, desde mediados de la década del setenta, de que Cabrera estaba “a punto de terminar” un extensísimo libro titulado Cuerpos divinos y que, cuando menos lo pensásemos, estaría en las librerías. No sucedió así. Nunca sucedió así y tememos que ya no sucederá ni por un extraño accidente. Aunque alguien me decía que La ninfa inconstante pertenecía a los restos de esos cuerpos divinos a los que nunca les vimos las letras. Vaya uno a saber. “Ella es un cuerpo divino pero también un fantasma que ronda mi recuerdo” dice el narrador en la página 218 de la nueva novela. Pero eso no quiere decir nada.

Uno no sabe qué pensar con los libros póstumos. Quien esto escribe lo vivió recopilando la obra inédita de Andrés Caicedo. Los límites entre lo que se debe y lo que no se debe publicar son harto imprecisos, y se corre el riesgo de equivocarse en el camino. En el caso de los autores que tienen un amplio reconocimiento, tan amplio que se llega a los límites del culto, uno sospecha que hay una buena cantidad de lectores que lo quieren saber todo al respecto. Hasta sus imperfecciones. Y Cabrera Infante es un buen ejemplo. Un buen ejemplo para mi amigo, el que qu...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Febrero de 2009
Edición No.94

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores