Google+
El Malpensante

Correo

A propósito de la dignidad; Sobre el Festival de Jazz; Fallas en el detector; Reseña y libros de cuento en Colombia

Bien por Carolina; Más sobre sociología; El hueco de Doris Salcedo

Los lectores opinan

A propósito de la dignidad

A los lectores les debería inquietar encontrar en su revista el título “La estupidez de la dignidad”, cuando llevamos quince años luchando para que se cumpla el artícu­lo primero de la Constitución de 1991, según el cual la República está “fundada en el respeto de la dignidad humana”. Leyendo el texto de mister Pinker surgen varias preguntas. La primera: ¿Será que nos falla la memoria y que la Constitución no fue promulgada por amplio consenso por la Asamblea Constituyente, integrada por todas las fuerzas políticas e ideológicas, sino por la Conferencia Episcopal Colombiana? No se necesita ser académico de la lengua para saber que todas las palabras tienen varias acepciones, y que Pinker habría debido seleccionar la acepción de dignidad que corresponde al tema del escrito y analizarla concienzudamente. En cambio, el autor, en su afán polémico, mezcló todas las acepciones para demostrar la “estupidez” del término.

Pero las joyas que encontré en el artículo no terminan ahí. Leemos que el principio de autonomía y el consentimiento informado son más que suficientes para salvar al género humano de abusos y males. Yo quisiera saber a cuántas personas, cuando han firmado antes de ser sometidas a un procedimiento médico o de prestar su cuerpo para una investigación, se les ha dado la información suficiente, certera, completa, y el tiempo suficiente para analizar lo que se les sugiere que firmen. Por lo general, les pasan un papel y les dicen “firme aquí”, y eso fue todo. Y si la investigación se hace en poblaciones pobres, de escasa cultura o semianalfabetas, el consentimiento informado no pasa de ser una burda farsa. Entonces, ¿en qué quedamos, mister Pinker?
El autor intenta identificar la ciencia con el ateísmo y con el materialismo filosófico. En cambio, Dios, las religiones y el idealismo filosófico que reconoce una realidad espiritual diferente a la materia corporal, desde Platón hasta Karl Jaspers, representarían el oscurantismo. Es una visión decimonónica superada desde hace mucho tiempo. Dios no es incompatible con la ciencia. Para nostros los creyentes, Dios creó la naturaleza y al hombre con sus leyes, que son el objeto de la inves...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Calypso Rose y la legión de insumisas del Caribe


Por Maríamatilde Rodríguez


Publicado en la edición

No. 214



El calipso, ese género que plantea la abolición de las costras de la esclavitud con un ritmo que permite sonreír, se canta con la voz de esta negra “desobediente”. [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Las situaciones (III): Decadencia y caída del Imperio Romano, de Edward Gibbon


Por Patricio Pron


Publicado en la edición

No. 216



. [...]

¿Por qué no le dieron el Oscar al Pájaro Loco?


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 215



Muchos nos hemos divertido y exasperado con la inconfundible risa de este pájaro que por años taladró con insistencia hasta meterse en la cabeza del público –y en vi& [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores