Google+ El Malpensante

Artículo

Memorias del doctor Flores Tapia

Este fragmento es el primer capítulo de la última novela del célebre escritor colombiano. Según él, quizás no la termine. Nosotros esperamos que sí, pero, lo haga o no, aquí va en exclusiva para nuestros lectores.

En realidad yo no soy el doctor Flores Tapia. Pero como si lo fuera, pues soy su sustituto y su heredero: de sus pacientes y su consultorio, su casa y su biblioteca, sus carros y sus yates, su cava bien surtida y su avioneta mas no de su mujer, que ya murió, ni de sus inclinaciones sexuales, que no comparto pero que no condeno, porque aunque en lo personal soy un psiquiatra conservador, de los de pene en vagina, a la antigüita, en lo profesional soy todo un revolucionario y nada de lo humano me es extraño y puedo entender muy bien su ardiente amor por los infantes, por los que él llamaba “sus pisculinos”: de entre ocho y doce años, ni uno más pero tampoco ni uno menos. ¡Ay Arnaldo, cómo te gustaban esos pisculinos, con limón y sal! Tú hiciste tuyo el precepto evangélico: “Dejad que los niños vengan a mí”.

Pero permítanme presentarme. Yo soy psiquiatra austríaco, del Círculo de Viena y de la Österreichische Akademie der Sexualwissenschaft donde me gradué summa cum laude con una tesis que titulé “Fellatio und cunnilingus”, y que un jurado de cinco eminentes psiquiatras vieneses por unanimidad aprobó, y con los más altos elogios que tesis alguna de grado hubiera recibido en los treinta y cuatro años que llevaba de existencia esa academia. Uno más duró pues al año siguiente, cuando el Anschluss, el nazismo la quemó. El nazismo es como el comunismo, como el cristianismo, como el judaísmo, como el mahometismo. Todos esos movimientos o sectas son mezquinos y sufren de una envidia sexual rabiosa. No están hechos para resistir ninguna verdad humana, como por ejemplo que a alguien le guste chupar el dedo gordo del pie. Un dedo gordo sucio de pie izquierdo. Masculino. Apestoso. Ajeno. ¡Y qué! ¡Eso a usté en qué le afecta! ¿O es que acaso se le marchita su mujer? Si usted quiere madrugar a comulgar, madrugue y comulgue. Viva su vida y que cada quien haga de su culo un garaje. Pero no, el gusto ajeno los agrede y los ofende, lo califican de aberración y claman al cielo. ¡Carajo! Aberraciones las que trazan en el cielo los planetas.
 
Quemó el nazismo la Akademie y al año siguiente me fui a Argentina donde empecé a ejercer mi profesión de psicoanalista-psiquiatra y aprendí español. Desde entonces esta lengua maravillosa ha sido la mía. En ella sueño, en ella pienso, en ella hablo, en ella escribo, y no digo que en ella copulo porque hoy en día ya e...

Página 1 de 6

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fernando Vallejo

Autor polémico. Ha recibido numerosos reconocimientos por su obra, incluido el premio Rómulo Gallegos.

Diciembre de 2005
Edición No.66

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores