Google+
El Malpensante

Reseñas

Señales ambiguas

Señales de ruta, Arango Editores

© Arango Editores, 2008

 

Se incluyen en esta antología diecisiete cuentos y diecinueve autores, reunidos al parecer por haber nacido después de 1970 (el último cuento lo escribieron entre tres, y no aparecen las fechas de nacimiento). Como es de esperar en estos casos, el libro es irregular, pero no tanto como uno espera. Sobresalen siete textos: “Combustión espontánea”, de Juan Sebastián Cárdenas, es un relato bien armado, con intriga y algo de humor, sobre la relación entre un colombiano que anda de rebusque en España y una misteriosa mujer que dice haber sido abducida por los extraterrestres y cree en la teoría de la combustión espontánea (el fenómeno por el cual algunas personas comienzan a arder sin explicación aparente). “La comunidad del autobús”, de Gerardo Ferro Rojas, logra una interesante variación del ómnibus de Julio Cortázar, a la vez que introduce con gracia un personaje de Leviatán de Paul Auster; es un buen relato y una conversación literaria bien lograda. “31 de diciembre de 1999”, de Juan Álvarez, es un relato fresco, escrito con una prosa desenfadada que relata con gracia la celebración del fin del milenio en Nueva York, por parte de dos colombianos que viajaron únicamente para participar de la fiesta “en aquella esquina atestada de luces [...] que uno siempre ha visto por televisión en medio del frenetismo con la inmensa bola cayendo [...]”, para terminar experimentando en carne propia que todas las fiestas son iguales, o por lo menos terminan de maneras muy similares. “Teoría de la muerte”, del fallecido Johann Rodríguez Bravo, tiene un tono que recuerda a Thomas Lynch, y relata con gracia la obsesión de un individuo por los entierros y, sobre todo, por desentrañar los mecanismos que usa la muerte en la elección de los difuntos. “Terapia”, de Ignacio Piedrahíta Arroyave, cuenta con un estilo melodramático no siempre muy feliz la historia de una muchacha que, por debilidad de la voluntad, termina comprometiéndose en un matrimonio que no quiere y renunciando a sus planes, para estallar al final de mala manera. “Yo también”, de David Roa Castaño, dibuja una escena de separación con un remate notable. Finalmente, “Cárcel blanca”, de Lili...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pablo Arango

Es profesor de filosofía en la Universidad de Caldas. Ha publicado los libros 'De la belleza y otros caprichos de conservador' (Universidad de Caldas, 2006) y 'Grandes borrachos colombianos. Vol .1' (Editorial Libros Malpensante, 2016)

Mayo de 2008
Edición No.86

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores