Google+
El Malpensante

Breviario

El asesino es...

s

El cine de Hollywood tradicionalmente no ha sido un buen terreno para la impunidad. Son pocos los asesinos que en sus películas han logrado escapar de la justicia humana o divina. Los protagonistas, ya sean representantes del establecimiento o entusiastas civiles que defienden la ley, están en la obligación de demostrarnos a los indefensos espectadores que por lo menos queda un lugar seguro en el mundo y que, a diferencia de la cruda realidad, en la pantalla el transgresor será castigado.

Tiene que existir, eso sí, un vacío necesario para la supervivencia de los géneros clásicos. Un salvoconducto para criminales en favor de las buenas películas de gángsters —donde una suerte de entropía se encarga de aplicar su propia forma de castigo— y las sagas de terror, que deben inspirar un miedo que trascienda los tribunales y amenace con la reaparición de un ser temido y sobrenatural, del que no nos podrá defender la policía. Unos pocos de los que gustan de quitarle la vida al prójimo en la pantalla grande, sin echar mano de justificaciones morales ni patrióticas, cuentan en el sistema con un margen necesario para salirse con la suya.
 
A veces uno que otro inocente debe ser sacrificado sin posibilidad de resarcimiento. Lo sabemos y lo aceptamos en nuestro propio beneficio, porque nada sería más triste que ver a Jason, el asesino en serie de Martes 13, irse para siempre esposado en una patrulla de un sheriff pueblerino. Resultaría patético presenciar cómo Hannibal Lecter, el caníbal más apreciado del cine, termina sometido por un vulgar comedor de donuts envalentonado por su placa policial.
 
No hay que entrar en una larga enumeración de escenarios permisivos. Todo espectador reconoce cuándo se requiere un asesinato impune. Se trata de una cuestión de lógica. O de moral. Como se prefiera. Y por esa misma razón cualquiera sabe también en qué momento se debe exigir el castigo para un asesino. O como mínimo, cuando la trama justifica la escapatoria, el develamiento de su identidad. Más aún si hablamos de una película que tiene como protagonista a un detective encargado de resolver un misterio. Es justo.
 
Por eso resulta tan irritante que sesenta años después nadie nos sepa decir quién mató a Owen Taylor.
 
Y no es que el pobre chofer haya sido asesinado en una película experimental francesa de los años sesenta, donde poco importa el nom...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Burgos

Es el autor de 'Manual de pelea', 'Nunca en cines' y 'Mudanza'. En 2012, realizó su primer largometraje 'Sofía y el terco'.

Junio de 2005
Edición No.63

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores