Google+
El Malpensante

Breviario

La Propina del Diablo

s

 

Sólo Satanás puede conferir al hombre la facultad de expulsar humo por la boca.
El Santo Oficio, siglo XVI
 
 
Pides felicidades a tus vicios.
Quevedo
 
 
En la crapulosa esquina de la avenida Líbano con la calle 70 de Barranquilla, todas las noches, religiosamente, el Diablo recibe su propina.
 
Quienes primero concurren al lugar son “las muñecas”, cinco alegres y bulliciosas damiselas de acera, que resultan iguales en todo (el carmín de los labios, la exuberancia de los senos, la voluptuosidad de los cuerpos, la audacia insinuante de los vestidos), salvo en el sexo: dos de ellas son en realidad ellos, pero hasta sus nombres de guerra (o de amor) lo disimulan: La Beautiful y Lady Di. Las otras tres —esas sí genuinas hembras de muslos voraces—se llaman Adriana, Mariaisabel y Rosa.
 
Más tarde, ya con la noche a punto de hervir en rumba, uno por uno, van llegando los jíbaros: El Chino, El Paisa, El Águila Coja y Gloria. Los tres primeros expenden drogas duras: cocaína y un tipo de crack conocido entre ellos como “patraseao”; la última (una frágil negrita de Buenaventura), cigarros de marihuana primorosamente liados en papel de arroz.
 
Se saludan efusivamente, con sus gestos rituales y aparatosos y su germanía de siempre, mientras toman posesión del parche. Experimentan siempre la íntima alegría de volver a estar juntos, de compartir ese estilo de vida duro y marginal y, sobre todo, los colma una entusiasta expectativa ante las promesas de la noche.
 
Cada quien alimenta siempre la esperanza de tener una excelente jornada, que rinda al final jugosos dividendos; cada quien acaricia siempre la ilusión de poder decir al amanecer, en medio de las cervezas de despedida en el estadero Curramba: “¡Hoy sí coroné!”.
 
Por eso no dejan ya la posibilidad de su éxito al azar. Desde hace algún tiempo, en efecto, decidieron encomendárselo a un poder superior. ¿A Dios? Pese a su calaña, no son tan impíos como para pedirle a la Fuente Suprema del Bien que favorezca el buen fruto de las actividades non sanctas a las que se dedican para ganarse la vida. Desde un principio, por lo tanto, tuvieron claro que ése era un milagrito que le tocaba al Otro, a su eterno Antagonista.
 
Lo que no tuvieron claro de inmediato ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Joaquín Mattos Omar

(Santa Marta, 1960) Poeta, narrador y ensayista. Ha publicado, entre otros libros, De esta vida nuestra (1998).

Agosto de 2005
Edición No.64

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores