Google+ El Malpensante

Artículo

Hasta en la sopa

“Por eso es que el país está como está” ya no sólo es una frase de desvare en Colombia. Nuestros paisanos en el exterior parece que ahora la usan en los más diversos sentidos.

Digámoslo de entrada y sin pudores: los colombianos que viven en los Estados Unidos están derechizando, aún más, la nación del Sagrado Corazón. Hace un par de décadas no sabíamos nada de los colombianos que vivían fuera del territorio patrio. Claro, eran menos numerosos y, sobre todo, menos poderosos. Poco se sabía de las primeras oleadas de colombianos y colombianas que buscaron mejores horizontes en los Estados Unidos. Salvo unos cuantos trabajos sociológicos, a nadie le interesaba qué pasaba con ellos. Después crecieron, se legalizaron y algunos comenzaron el inexorable camino de la acumulación de capital.

Nadie está en contra de estos procesos migratorios que constituyen una especie de recolonización, a la larga más efectiva que la que se ha construido en la dirección inversa; sin embargo, muchos de estos colombianos expatriados, especialmente los de la Florida, hoy aparecen hasta en la sopa. Sus opiniones sobre lo divino y lo humano (léase política interna, gestión social, cultura, farándula y deportes) son predominantes en todos los espacios posibles de los medios masivos de comunicación. Su protagonismo en programas de televisión (con cadenas que nos recuerdan constantemente que cuentan con ellos entre su audiencia), en radio (por ejemplo, dos de cada cuatro opiniones emitidas en una emisora como la W son de colombianos radicados en el exterior) y en cientos o miles de cartas del lector, a veces muy mal escritas, en revistas y periódicos, nos hace pensar que, en realidad, la voz de los ciudadanos colombianos residentes en Colombia corresponde escasamente a la de un pequeño porcentaje de personas que viven en los márgenes. Son, desde Miami o Madrid, reyes de eltiempo.com. Mandan la parada en gustos musicales, preferencias estéticas y orientaciones morales. Se les consulta sobre ministros, impuestos y leyes que muy probablemente ni siquiera los afectarán. Son capaces de pontificar, sentados en sus tronos en Fort Lauderdale, sobre todo y sobre todos, desde “la envidia es la peor enfermedad de los colombianos que no dejan prosperar a los pocos que tienen ganas de hacer cosas buenas”, hasta “Shakira, Juanes y Juan Pablo Montoya son los únicos colombianos que han sacado la cara por el país”.
 
Toda esta campaña nos ha permitido levantar el telón sobre una población conservadora con tanta voz sobre lo que compete a quienes no vivimos por fuera. ¿Están siendo contagiados, nuestros...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Nicolás Morales Thomas

Estudió en la Universidad de Los Andes. Actualmente trabaja como editor en el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, ICANH

Junio de 2005
Edición No.63

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores