Google+ El Malpensante

Correo

Malas impresiones; Diferencias de fondo (de botella); Aves de alto vuelo; Sabroso el chisme; Musas distantes, artesanos ociosos

Los lectores opinan.

Malas impresiones

Supe que existía un dispensador de libros por un artículo de Jason Epstein que leí en El Malpensante. Luego me enteré, por un periódico australiano, de que una librería de Melbourne había comprado el primero que había en ese país, y quise aprovechar mis vacaciones allá para conocerlo. Pero la Espresso Book Machine resultó bastante decepcionante.

Al principio me dio un poco de angustia cuando pasé frente a la librería Angus & Robertson y no llevaba cámara para tomarle fotos. Ese día estaba casualmente en el centro de la ciudad y no tenía programada la visita a conocer la máquina que imprime libros al instante. De entrada concluí que no harían falta fotos, porque el aparato es como una fotocopiadora en pelota, o bueno, con la cubierta transparente; un diseño poco atractivo que no sugiere para nada las cualidades de su funcionamiento –o las que yo creía que tenía–. Es más, creo que en Impresos El Día, en Medellín, tienen una máquina parecida para impresiones digitales, aunque seguramente no hará lo mismo.

La librería tiene la EBM en un sector destacado al que llamaron The Story Maker y la promocionan diciendo “Hacemos su libro mientras espera”. Pero no es cierto. Mientras yo miraba los libros impresos, una señora preguntó cuánto tendría que esperar mientras le hacían el suyo, y le respondieron que no tenía que esperar, que lo encargara y se lo enviaban a la casa. Pero la señora insistió (y le agradecí en silencio porque quería ver la máquina en funcionamiento), dijo que si no eran muchas horas, ella quería llevarse el libro, pero la respuesta fue que no, que así no funcionaba. Así que además de fea, la promocionan con publicidad engañosa.

Pero eso no fue lo más decepcionante. Lo peor es la calidad del producto: la máquina es una fotocopiadora que empasta y ya. Los libros son de pésima factura, la impresión es deficiente, los gráficos inmundos –parecen hechos en una impresora de matriz de punto–, la intensidad de la tinta varía de manera notoria entre una página y otra e incluso dentro de la misma página, el empastado es peor que pirata –no me atreví a abrir ningún libro más de 90 grados por miedo a que saltaran las hojas y me lo quisieran cobrar–, el papel interior es blanco satinado y el de las cubiertas, aunque tiene c...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Marzo de 2009
Edición No.95

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores