Google+
El Malpensante

Iceberg

Empezó la cuenta regresiva para el Festival Malpensante; El país de la segunda cláusula

Leer y releer cincuenta veces

 Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

Empezó la cuenta regresiva para el Festival Malpensante

Un grupo de personas de esta revista y de la compañía Serendipity hemos estado trabajando como caras pálidas para que en el último fin de semana de junio, del viernes 27 al lunes 30, se celebre con toda la fanfarria que el caso amerita el tercer Festival Malpensante en el Gimnasio Moderno de Bogotá. Ya decíamos el año pasado que el ritual se iba a volver anual, y estamos cumpliendo. La parte esencial del chiste consiste en tener a un público entusiasmado, como el que nos acompañó en las dos versiones precedentes. Entre otras, parece que acertamos con el lema de “pase bien, hable mal”, pues en medio de unas amplias declaraciones de felicidad y entusiasmo, la edición de la revista que siguió al evento también sirvió para que nos pintaran de verde y azul, y nos cantaran la tabla. Los pájaros, como se acostumbra en esta revista, cascándole a las escopetas.

El lema este año, según se habrá visto por la publicidad, es “Más picante”. El ají, un acicate culinario heredado por gentes de todas las razas de los aborígenes del continente, simboliza bien la actitud que queremos tener: nada de aburrición, que hasta de economía se puede hablar con gracia. En total serán más de 50 invitados nacionales e internacionales, enfrascados en cerca de 70 actividades, entre conferencias, mesas redondas, entrevistas, recitales de poesía, estrenos de cine y demás variaciones sobre el mismo tema.

Nos han preguntado con insistencia por la razón que nos llevó a anticipar esta versión, de suerte que quizá convenga dar una explicación. Las razones para cambiar de fechas fueron dos: 1) si queríamos hacer un festival de más días, en este caso de cuatro, era necesario que el colegio que nos acoge y que se ha ido volviendo emblemático del evento estuviera en vacaciones, porque espantar niños no sólo no es una ocupación de gente decente, sino que hacerlo en un colegio es aún peor visto; 2) el clima en esas fechas se anuncia más benigno que en septiembre o en octubre, los meses en que hicimos las dos versiones anteriores. En ambos casos nos salvamos del diluvio, pero ya nos pareció insensato abusar más de la paciencia de san Isidro Labrador. Este santo, según se sabe, también suele salir a veces de vacaciones dejando a la ciudad a merced del chaparrón. ¿Que en junio tambi...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Mayo de 2008
Edición No.86

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Proyectos de literatura


Por Agripina Montes del Valle


Publicado en la edición

No. 208



En la Manizales del siglo XIX, una intelectual debía sobreponerse a las pataletas de sus hijos y a la picardía de sus criadas para abrirse un espacio creativo en medio de las vicisitudes [...]

La biblioteca de Mabel


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Bitácora


Por Danielle Lafaurie


Publicado en la edición

No. 209



Un recorrido por los parajes que visitó Ruven Afanador mientras tomaba las fotos que componen este especial. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores