Google+ El Malpensante

Artículo

De cómo el whisky se volvió scotch

Parece que las diferencias de Irlanda con Gran Bretaña no sólo han sido políticas y religiosas: la paternidad de la bebida nacional también está en disputa.

¡Increíble! Era la misma bebida que nosotros tomábamos en casa toda la vida pero que nunca se había visto en este país. Y allí estaba, ante mis ojos, en un estante de Pomona. Fue como encontrar a un viejo amigo. Incluso me traía recuerdos de mi madre. Ella destapaba una botella —no importaba a qué hora del día— y nos invitaba a tomar un trago con el pretexto de que “en alguna parte del mundo son las cinco de la tarde”1.?La botella que mi mamá sacaba de la cómoda llevaba casi siempre la etiqueta que yo estaba contemplando, sorprendido, en ese momento en un super­mercado de Bogotá: John Jameson & Son, Bow St., Dublin, Irish Whiskey. Sí, como lo ve: “whiskey”, con la “e”. No escrito como lo escriben los ingleses. ¡Ni más faltaba! Hasta en la ortografía hacemos notar la diferencia.?

Y lo bueno de nuestro whisky irlandés, que llegó a Colombia por primera vez hace unos siete años, es que aquí —aun con todos los sellos de aduana pagos— se vende a un precio más bajo que en Dublín, donde es destilado. Allá los impuestos son mucho más altos. De modo que cuando viajo a Irlanda a visitar a mi hijo, llevo un par de botellas de Jameson bajo el brazo, de contrabando. (Y de regreso traigo unas cuantas libras de café, ya que la calidad del grano colombiano que se exporta a Europa es muy superior al que se consigue normalmente aquí en Colombia.)
 
Pero estamos hablando del whisky. Nadie sabe a ciencia cierta de dónde salió esta sabrosa bebida ambarina; datos exactos sobre su origen se han perdido en las neblinas de la leyenda y de la prehistoria. Pero la palabra es, sin duda, irlandesa. Tan irlandesa como es árabe la palabra alcohol. Ésta deriva de al-kuhl, un colirio, es decir un medicamento líquido; mientras que aquella proviene de dos vocablos, uisce beatha (pronunciado iska baa-haa), que significan “agua de vida”. Así se llama en irlandés —o sea, en el gaélico de Irlanda—, que difiere del gaélico hablado en Escocia, siendo ambas lenguas, junto con el galés y el bretón, de antiquísima ascendencia celta.
 
Ahora bien, el célebre néctar destilado de cebada maltea­da no reclama su origen irlandés simplemente por llamarse uisce beatha. En todo caso el nombre sería similar en el gaélico de Escocia. No, el hecho es que la bebida tiene ant...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Joe Broderick

Afincado en Colombia desde 1969. Es el autor de las biografías 'Camilo, el cura guerrillero' y 'El guerrillero invisible'.

Diciembre de 2005
Edición No.59

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores