Google+ El Malpensante

Breviario

Remoto control

s

1 Una de las más hermosas y sensibles canciones de amor que he escuchado en los últimos tiempos está en Spooked —el flamante álbum del inglés Robyn Hitchcock— y está dedicada por este excelso songwriter a su televisor. Aparato conflictivo: Elvis solía dispararle con su revólver, el Pink de The Wall lo arrojaba por la ventana, Springsteen y Dylan le compusieron diatribas eléctricas y ácidas, pero Hitchcock lo quiere y le agradece los servicios prestados y no le echa la culpa de nada. Hitchcock canta lo que todos ya sospechábamos: la culpa no es del invento sino —el mismo malentendido tiene lugar con Frankenstein y su monstruo— del inventor.

2 Y la televisión es uno de esos inventos que no tiene responsable único y preciso. Mucha gente metió mano en el asunto y por eso —a la hora de sintonizar una imagen sin fantasmas— se opta por señalar a John Logie Baird (1888-1945), quien disparó el primer rayo desde un estudio de la bbc en 1926; por más que en 1884 Paul Kipkow patentara un sistema para descomponer puntos de luz, Ferdinand Braum ensamblara en 1897 el primer tubo de rayos catódicos, y en 1923 Vladimir Zworykin fabricara el primer iconoscopio o cámara transmisora. En 1960, la posta pasó a los japoneses de la Sony a la hora de desarrollar el primer receptor completamente transistorizado. Y aquí estamos y así hemos visto al hombre en la Luna y los aviones en los edificios y ahora yo veo al ex presidente José María Aznar más regañando que respondiendo a la comisión que investiga lo sucedido con los atentados del 11-M. Cuarenta minutos de discurso flamígero y más de diez horas de respuestas a preguntas con esa voz finita que sube y baja y que produce un efecto entre narcótico y anfetamínico, siempre sonando desde las cumbres de la más perfecta de las auto­satis­facciones. Como cabía esperar no hubo novedades. Aznar sigue siendo Aznar: alguien indiferente a ratings y al nuevo elenco en el Palacio de la Moncloa. Pocas veces he contemplado a un perdedor tan seguro de su victoria. Pocas veces se ha visto a alguien tan convencido de ser el mejor programa posible.
 
3 Y viendo a Aznar —oyendo a Aznar— recordé el nombre de un héroe moderno: Mitch Altman. ¿Qué ha hecho Altman, cuál es su proeza? Algo tan sencillo como épico: inventó algo bautizado como TV-B-Go­ne. Un inhibidor de televisores, un control ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rodrigo Fresán

Buenos Aires, 1963), escritor argentino radicado en Barcelona.

Diciembre de 2005
Edición No.59

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores