Google+
El Malpensante

Julian Barnes

Leicester, Inglaterra, 1946

Novelista

Barnes es autor de varias novelas policiacas que ha publicado con el pseudónimo de Dan Kavanagh. En 2004, en Francia, ganó el reconocimiento Caballero de las Artes y de las Letras.

Literatura

Un antiguo enamorado de Emma

Julian Barnes

En 1986, al aparecer la traducción inglesa de La orgía perpetua, de Mario Vargas Llosa, el autor de El loro de Flaubert la celebró en el New York Times. Rescatamos la reseña como un homenaje al Nobel peruano  [...].

Ensayo

El pasado condicional

Julian Barnes

Muy a menudo los ensayos más relevantes resultan de anécdotas menores. Por ejemplo: la discrepancia entre dos hermanos sobre lo que su madre hubiera querido después de morir. [...].

Edición Actual

N° 221

Agosto 2020

Nuestro Archivo

1 de 4

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Defoe y Stevenson, más ron y menos whisky


Por Mariann Soto y María E. Gutiérrez


Publicado en la edición

No. 214



Al parecer, Robinson Crusoe y La isla del tesoro fueron inspiradas por sucesos ocurridos en el archipiélago. Aquí las pruebas. [...]

Sombras nada más


Por Hebe Uhart


Publicado en la edición

No. 218



Un cuento de Hebe Uhart [...]

Los cuentos de Thunberg


Por Flavita Banana


Publicado en la edición

No. 216



Una caricatura de Flavita Banana. [...]

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito