En la Época del Bienestar en Occidente todos eran creyentes. Bienestar y Dios eran lo mismo. Ahora perdida la Fé, cada occidental recorre en soledad la sequedad de la noche de los sentidos. Que no decaiga la fiesta..., todavía queda la peor noche.”

Publicado por oscar